fbnoscript
31 de enero de 2020

Salta: el vínculo del Estado con los narcos

El escándalo del avión que partió de Salta y fue interceptado en México con 1.000 kilogramos de cocaína.
Por Claudio Del Plá diputado provincial

Se trata del caso del avión que partió de Salta, el martes pasado, y que arribó a México con una tonelada de cocaína. Aunque la investigación preliminar desmiente que la droga haya sido cargada en el aeropuerto provincial, el “prontuario” de la provincia ha puesto nuevamente a debate la existencia de un Estado narco. Es que los episodios con aviones privados cargados de droga vienen de muy atrás. Ya en 1985 una avioneta de Roberto Romero (gobernador en la época) se estrelló con 200 kilogramos de cocaína en San Antonio de los Cobres. En el episodio, además, murió el “gordo” Plaza, personaje estrechamente vinculado al poder político. En 2014 otra avioneta con 200 kg tuvo la misma suerte en la zona de Anta. En esa zona se descubrieron múltiples pistas clandestinas y operaciones en donde la droga “llovía” desde las avionetas. 

Los crímenes mafiosos en el norte se suceden cada vez más frecuentemente. Los vínculos del poder político, la justicia y la policía, aparecen todo el tiempo. Desde nuestra bancada en Diputados recibimos la denuncia de la campesina Liliana Ledesma contra los hermanos Castedo que dominaban una amplia franja del territorio en la frontera de Salvador Mazza. A la semana siguiente fue asesinada. Recién una década después, y por otro episodio criminal, los Castedo fueron presos y serán juzgados por aquel crimen. El diputado Aparicio era parte de ese clan, lo denunciamos junto a Pablo López impulsando una Comisión Investigadora, razón por la cual terminó renunciando, en un acuerdo con el poder político que le garantizó impunidad hasta su muerte.

El juez federal de Orán Oscar Reynoso, quien fuera condecorado como ejemplo de la lucha contra los narcos en el gobierno de Cristina Kirchner, terminó preso y condenado a 13 años luego de que se demostró que vendía las libertades y recibía todo tipo de coimas.

Hace dos años 9 agentes de la policía antidrogas de la capital fueron presos porque se demostró que garantizaban zonas liberadas para ciertos distribuidores y metían presos a su competencia. Los episodios con jefes policiales narcos son decenas en los últimos años. En uno de ellos los oficiales denunciaron que el ex gobernador Juan Manuel Urtubey los usaba para el trabajo sucio del espionaje interno a políticos opositores y periodistas, otra prueba del estrecho vínculo de los narcos con el poder. 

Para distraer a la opinión pública y tratar de lavarle la cara al gobierno, la provincia asumió, hace tres años, a su cargo, la persecución del llamado microtráfico. El resultado es el previsible: hay 800 presos hacinados en cárceles y comisarías por estas causas, pero la droga circula más que antes y es mayor la cantidad de narcopolicías.

El régimen de las muertes por hambre, del 50% de trabajo en negro, de la apropiación de tierras públicas para los Olmedo, Romero y compañía, como no podría ser de otra manera, es un régimen mafioso que debemos desmantelar en todos sus términos.

¿Por qué habrán elegido los pilotos del avión esta escala formal en el aeropuerto de Salta? Es un asunto que debería ser investigado, ya que como se ve ocurrió en un territorio y un régimen político que, como se dice, está “hasta las manos” con los narcos. Se vuelve urgente la necesidad de una investigación independiente de estos hechos, y del vínculo criminal entre los funcionarios públicos, las fuerzas policiales, la justicia y los narcos, que culmine en el desmantelamiento de esta estructura delictiva y criminal.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios