fbnoscript
31 de enero de 2020

Parricidio en Zapala: el Estado es responsable

Hoy una masiva movilización recorrió las calles de la ciudad de Zapala exigiendo libertad para los hermanos Jara. Matías y Fernando Jara fueron acusados de asesinar a su padre Orlando. Los hermanos fueron acusados por el homicidio y se les impuso dos meses de prisión preventiva por riesgo de entorpecimiento. Se trata de una historia de violencia que exhibe las responsabilidades estatales por doquier.

Hilda, madre de tres hijos, sufrió violencia de género de parte de Orlando, amenazas de muerte, durante 28 años. Sus hijos, según relata Hilda, sufrieron la violencia de Orlando desde muy chiquitos, vivían con terror.

Hilda había denunciado a Orlando. Junto a sus hijos habían logrado sacarlo de sus casas, pero ante las amenazas de muerte, la inacción y la falta de respuesta de la justicia, Orlando volvió a vivir con ellos, según sus palabras “cuando un hombre tiene amenazada a una mujer, no puede hacer nada". El Estado no solo avala la violencia si no también la fomenta, dando vía libre a los violentos a actuar.

Hilda ante la violencia tuvo que dejar su trabajo, y cuenta que ha recorrido como tantas otras mujeres todas las oficinas estatales en busca de ayuda, pero le han cerrado todas las puertas.

El domingo, en la madrugada, Orlando Jara llegó borracho a su hogar. Entró a su casa dijo que iba a matar a sus hijos que estaban durmiendo, entre toda la familia lograron frenarlo y echarlo de la casa, además llamaron a la Policía.

“Estábamos con mis hijos del lado de adentro del portón y Orlando estaba afuera, tenía dos cuchillos, y les decía a Fernando y a Matías que salieran, que los iba a matar...”. Las amenazas fueron presenciadas por los efectivos de Comisaría 48 que acudieron hasta el lugar ante el llamado de la mujer. “Les rogué que hicieran algo y los policías me preguntaron si yo quería ir a hacer la denuncia, cuando, si salía de la casa, me mataba”.

Orlando se fue, el móvil se retiró a los pocos minutos, pero volvió a enfrentar a sus hijos, estos salieron a la calle y lo asesinaron.

"Les rogué que se lo llevaran"

Tras la audiencia de formulación de cargos, Hilda denunció a los policías que fueron a su casa ante un llamado de auxilio. “Los policías estaba ahí parados en la vereda de mi casa al lado de Orlando. Les pedí que se lo llevaran, se los rogué, pero ellos no hicieron caso”, denunció en la fiscalía de Zapala, y agregó: “Si ellos se hubiesen llevado a Jara, esto se hubiese evitado. Delante de los policías Orlando les dijo a mis hijos que los iba a matar”.

Era un situación totalmente evitable, la brutalidad con la que se llevó a cabo, expresa los años de violencia sufridos por la familia, no solo de parte de Orlando, si no del Estado, que nunca dio una salida a esa familia, si Hilda hubiera tenido una respuesta concreta de parte del estado no hubiera sufrido ni ella ni sus hijos tantos años de violencia y tampoco hubiera tenido el desenlace que tuvo. El Estado capitalista llevó a estos jóvenes a la más brutal situación. En el banquillo no deben estar solo los hermanos Jara, el Estado es el mayor responsable.

Finalización inmediata del refugio para víctimas de violencia de género.

Consejo autónomo de mujeres, electo, con presupuesto propio para dar respuestas inmediatas y concretas a las víctimas. El estado es responsable.

En esta nota:

Compartir

Comentarios