fbnoscript
31 de enero de 2020

Grave golpiza a un adolescente en Avellaneda

El intendente Ferraresi mantiene el silencio mientras Joel pelea por su vida.

A una semana del crimen de Villa Gesell, que ha conmocionado al país entero, la brutal paliza sufrida por un joven en Wilde, Avellaneda, coloca nuevamente el problema de la violencia y las zonas liberadas en los barrios bonaerenses.

El hecho se originó el pasado sábado 25 de enero por la tarde, cuando el joven Joel de 15 años de edad fue a jugar a la pelota en una plaza cercana a su hogar. Allí tuvo un altercado con otro grupo de jóvenes, con quienes discutieron y desde donde recibiría una amenaza.

Horas más tarde, fue interceptado por una patota con gente de entre 18 y 35 años, quienes con palos, piedras y botellas, apalearon al adolescente dejándolo en estado crítico -pérdida de masa encefálica, fracturas, daño total de un ojo y oído. “Así como hicieron con Fernando (Báez Sosa), actuaron con mi hijo. Pido justicia. Le dieron una brutal paliza” afirmó Jesica, madre de Joel.

La responsabilidad del Estado

Las cámaras de seguridad pudieron registrar el ataque contra el adolescente de 15, sin embargo ningún efectivo policial se presentó al lugar de los hechos para evitar la brutal golpiza que le propinaran a Joel.  Esta situación es una más de las denuncias cotidianas de vecinos, estudiantes y trabajadores de Wilde, y Avellaneda, de zonas liberadas para el delito y para la comisión de todo tipo de fechorías.

 La juventud no solo debe soportar el acecho cotidiano de las fuerzas policiales en los barrios más carenciados del distrito y de la provincia, sino que queda expuesta a todo tipo de amenazas a su salud e integridad física como contracara de esa misma política. Los efectivos policiales acuden con velocidad ante el llamado de las patronales, como fue el caso del violento desalojo del acampe de los trabajadores de Siam, mientras que cuando las víctimas son los jóvenes trabajadores y desocupados se los abandona a su propia suerte.

El silencio del intendente Jorge Ferraresi (Frente de Todos) agrava la responsabilidad del ejecutivo municipal en estos hechos, debido a que demuestra que no están en condiciones de garantizar la seguridad de la juventud ni del pueblo trabajador.

Convocamos a la comunidad de todas las barriadas a organizarnos en defensa de las condiciones de vida y seguridad. Exigimos justicia por Joel y el esclarecimiento de las responsabilidades materiales y políticas de estos hechos.

En esta nota:

Compartir

Comentarios