fbnoscript
31 de enero de 2020

Misiones: la “capacitación de género” a la Policía no frenará la violencia contra el colectivo LGTBI

Tras la viralización de los videos en que se ve que la policía provincial no interviene mientras cinco personas agreden a una mujer trans en Puerto Piray (peor aún, los efectivos abandonaron luego los puestos de trabajo  para no tomarle la denuncia), la delegada provincial del INADI e integrante del partido de gobierno provincial (la Renovación), Silvia Risko, viajó hasta la localidad y planteó que el problema sería la “necesidad” de formación de las fuerzas de seguridad en materia de diversidad. Varias organizaciones, cooptadas por la Renovación o el Frente de Todos,  salieron a acompañar a la funcionaria.

Sin embargo, los cursos de género dictados por el Estado a uno de sus brazos armados, la policía, serán siempre maquillaje. La policía es parte del aparato represor del Estado burgués y su rol es el de garantizar las condiciones de explotación y la legalidad de la clase dominante. No se trata entonces de una cuestión de aprendizaje o falta de conocimiento, sino de una institución que históricamente actúa como brazo represivo de la legalidad y la moral de la burguesía y su Estado.

Este no es el primer caso de agresión hacia una mujer trans en la provincia, en el que la policía se niega a intervenir o a tomar las correspondientes denuncias. Y se suma a prácticas persecutorias y de aprietes al colectivo amparadas en un régimen legal que no reconoce el cupo laboral trans pero persigue a quienes ejercen la prostitución, una de las pocas salidas que le queda para sobrevivir a las compañeras.

La salida que proponemos

Desde la 1969, agrupación LGBTI del Partido Obrero + Independientes, sostenemos que las capacitaciones en materia de sexualidad no son suficientes para que haya justicia en cada caso de violencia y agresión hacia alguna persona que manifiesta una orientación sexual o identidad de género no cis-heteronormada.

Capacitación no es lo que le falta a las fuerzas represivas. Enfocarse en capacitar a los efectivos en materia de género, es desviarse de la cuestión central: no habrá justicia para la agredida hasta que no se haga justicia con sus agresorxs y se tomen las sanciones correspondientes para con los efectivos policiales que la abandonaron reiteradas veces. Los cursos de género no importarán hasta que se quite la vigencia de los Códigos Contravencionales que habilitan la persecución de lxs putxs.

Luchamos por el desmantelamiento del aparato represivo. Por la disolución de sus policías y la puesta en pie de una fuerza de seguridad ciudadana supervisada y que rinda cuentas  ante las organizaciones populares. Por la eliminación del protocolo  de detención LGBTI de Patricia Bulrrich en todo el país, la eliminación de los códigos de faltas y contravenciones. Además, exigimos la aprobación y aplicación del cupo laboral trans y travesti, la separación de las Iglesias y el Estado y una real aplicación de la Educación Sexual Integral, respetuosa de las diversidades en todos los niveles educativos.

En esta nota:

Compartir

Comentarios