fbnoscript
2 de febrero de 2020

Para proteger la biodiversidad y los bosques nativos, hay que frenar la especulación inmobiliaria

Cabandié en Misiones.

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, visitó por primera vez esta semana nuestra provincia de Misiones.

Recorrió la Biofábrica, en Posadas y, durante la jornada, también entregó certificados a proyectos del Programa Pequeñas Donaciones (PPD), que implementa PNUD. Se trata de iniciativas de diferentes comunidades relacionadas con la conservación del yaguareté y de un proyecto de conservación de la biodiversidad por parte de la comunidad originaria Mbya guaraní.

Un día después de la recorrida de Cabandié junto al gobernador Herrera Ahuad, el ministro de Ecología provincial Mario Valey y funcionarios nacionales y provinciales, un tornado azotó nuestra región afectando barrios de Posadas y la vecina ciudad paraguaya de Encarnación: el resultado del cambio climático, de la desforestación y de la ampliación de las fronteras agropecuarias que avanza sobre la biodiversidad, de los emprendimientos hoteleros e inmobiliarios que se montan sobre extensas zonas de monte. Hay que tener en cuenta, además, los descalabros que han producido y producen las grandes represas hidroeléctricas de la región: según denuncian no solo las organizaciones ambientales, sino incluso el funcionario de la capital provincial, director general de la OPAD (Oficina de Prevención de Desastres Naturales), Fabio Cabello, quien a inicios de este año declaró que "en la provincia, desde la década del 80 hasta ahora se ha producido un incremento de las temperaturas y las precipitaciones sin igual, puesto que si aumenta la temperatura atmosférica también sube la capacidad de contener vapor de agua y por lo tanto tenemos más precipitaciones” (Misiones 4, 2/1), esto coincide con la construcción de la represa de Itaypú (1984).

Mientras tanto el ministro Cabandié afirmó que Misiones tiene mucha importancia para el país “que ha cuidado mucho el ambiente, que marca un ejemplo”. “Es una provincia estratégica, que tiene el parque nacional más visitado de todo el país y una reserva impresionante en cuanto a su cuenca forestal”.

Lo que no dijo el ministro es que el parque nacional que más visitas recibe en el país no deja ningún beneficio a los habitantes de las zonas donde está instalado, como la ciudad de Iguazú, donde muchos barrios no cuentan con servicios básicos como red de agua potable, y que sus emprendimientos turísticos e inmobiliarios están devastando la vida de las comunidades originarias cercanas y destruyendo la biodiversidad de la región.

El ministro misionero de ecología, Mario Valey informó a medios de prensa que realizó el reclamo de los fondos correspondientes a la ley 26.331 de protección de bosques nativos que la Nación adeudaría desde el año 2018.

Cabandié y los funcionarios misioneros hablaron mucho de federalismo y protección del ambiente, pero los guardaparques se vieron obligados a realizar casi un mes de medidas de fuerza para mejorar sus salarios, y han denunciado reiteradamente que carecen de recursos para proteger la fauna y la flora nativa de la caza furtiva y el desmonte ilegal.

Por su parte, la organización en defensa de Los Ríos Libres alerta sobre los planes de construcción de nuevas represas en el norte misionero, sobre los arroyos Piray Mini y Piray Guazú- Todo esto que agrava aún más el cambio climático, que produce desastres naturales y la alarmante baja del nivel del rio Paraná.

Mas allá de los aportes de las Naciones Unidas para garantizar la protección y preservación del hábitat de las comunidades guaraníes y la biodiversidad del monte nativo, es elemental en primer lugar ponerle freno a la especulación inmobiliaria, que la autorización o habilitación de obras hoteleras o inmobiliarias sean controlados por las asambleas de vecinos de las zonas afectadas. Que en aquellas obras que ya se están desarrollando se hagan respetando los derechos de sus trabajadores con los convenios colectivos.

Es necesario que los trabajadores y vecinos de cada localidad de nuestra provincia controlemos y cuestionemos la proliferación de distintas obras, que frenemos las que no son sustentables y revisemos las ordenanzas vigentes en cada ciudad, que la mayoría han sido hechas garantizando los beneficios de la patria inmobiliaria sin tener en cuenta los mínimos análisis de impacto ambiental ni las zonas donde se emplazan.

Las y los trabajadores de Misiones tenemos que tomar en nuestras manos la defensa del ambiente y frenar el cambio climático con los métodos de la clase obrera.

Compartir

Comentarios