fbnoscript
4 de febrero de 2020

Incendio en el Parque Ecológico El Doradillo: la responsabilidad del poder político

La demagogia del intendente de Puerto Madryn y la burla del gobierno provincial de Chubut.
Por Santiago Vasconcelos
PO Puerto Madryn, vecino de El Doradillo

Mientras se escriben estas líneas, siguen ardiendo hectáreas y hectáreas de la zona cercana a Puerto Madryn.  Si bien por el momento no se registran focos en el barrio El Doradillo, el alerta persiste por los posibles cambios de viento, y por los escasos recursos con los que los esforzados bomberxs y vecinxs cuentan a la hora de hacer frente al fuego. 

El primer foco tuvo incio el sábado 1° de febrero, por razones que aún se desconocen. A los pocos minutos, lxs vecinxs que vieron el humo informaron y rápidamente la comunidad se organizó para comenzar trabajos de mitigación del foco, con uso de palas, baldes, y otros elementos caseros. De inmediato se dio aviso a los bomberos y la policía para que acuda al lugar.

Al momento, se conoce que varias viviendas fueron destruidas por completo, otras sufrieron daños parciales, y cientos de hectáreas fueron desmontadas por completo, causando una tragedia social y ambiental.

La región donde se encuentra Puerto Madryn es una zona árida, y en verano la sequedad y el calor aumentan las probabilidades de incendios. Los vientos son frecuentes, intensos y rotan con facilidad, por lo que el tiempo para evitar la expansión de un foco de incendio es escaso. 

Puerto Madryn solo cuenta con un cuartel de bomberos, que se ubica a 40 minutos (a la velocidad de los camiones hidrantes) del barrio El Doradillo. Por otro lado, cuentan con poco personal y escasa infraestructura y recursos para hacer frente a incendios de gran escala. El resto de la provincia no cuenta con mejor suerte, llevando incluso a paros de brigadistas en diferentes localidades. 

 

En el incendio se encontraban trabajando flotas de cuatro localidades en simultáneo sin lograr detenerlo.

Sumado a esto, el agua de la región es un recurso escaso y se sufren cortes de agua de red, por la aridez de la zona, y por la utilización de enormes cantidades de agua por parte de las grandes empresas (Aluar, pesqueras, cruceros,  etc.). 

El Doradillo contaba con agua de reuso de utilización libre para la forestación y el cultivo, pero su uso luego pasó a ser privativo por su costo y administración, a partir de un convenio entre el parque ecológico y la municipalidad.

Es por esto que cualquier foco de incendio en El Doradillo y en cualquier zona alejada del centro de Puerto Madryn, es potencialmente una tragedia. 

El intendente Gustavo Sastre hace demagogia cuando felicita al cuerpo de bomberos y se monta sobre la solidaridad del pueblo madrynense, mientras oculta la responsabilidad estatal y no plantea ninguna salida a esta situación. El gobierno provincial se burla de las víctimas al mandar 10 packs de agua y alimento dejando más al ridículo a su gestión (ver foto). 

Tampoco, al momento, hubo asistencia por parte del gobierno nacional. Ningún avión hidrante ni otra alternativa se hizo presente a pesar de haber pasado días de un incendio de esta magnitud. Solo por buena suerte no se registraron víctimas fatales.

Es necesario un plan estratégico de prevención y manejo de incendios en la provincia y en el municipio. Vecinos de El Doradillo ya comenzamos a organizarnos para reclamar por flotas de bomberos en el barrio, por el uso libre del agua de reuso,  por el resarcimiento económico y reconstrucción y reforestación para las víctimas del incendio, entre otras reivindicaciones. 

El incendio es otro emergente de la gran crisis en la que está sumida la provincia. Es necesario extender el gran movimiento de lucha existente en la provincia, que se encuentra desfalcada por sucesivos gobiernos que han hecho negociados con la deuda, con los grandes capitalistas de la provincia, y que ahora quiere continuar sus negociados con la megaminería contaminante.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios