fbnoscript
7 de febrero de 2020

Aumentó la desocupación en CABA

Afecta un 20% más a las mujeres
Por Amanda Martín Secretaria gremial de Ademys

Según el último relevamiento de la Dirección General de Estadísticas y Censos de CABA la tasa de desocupación en la ciudad aumentó un 10,5% en el periodo julio-septiembre del 2019 alcanzando un total de 181.000 personas desocupadas. Se trata de una variación interanual de 9,4% a 10,5%, también según el informe del organismo (Noticias urbanas.com, 6/2).

Otro dato que se desprende del estudio es que también aumentaron las personas que buscan un segundo empleo, representadas en 92.000 que declararon trabajar menos de 35 horas y buscar otro ingreso.

Pero el informe indica algo más que golpea en particular a las trabajadoras. La baja calificación de los puestos, que son el 51,9% del total de los ocupados, que en general desempeñan mujeres; el dato más relevante, es que alcanzamos una tasa de desocupación del 11,6%, subocupación del 12,1% y de precarización más alta que los varones.

Es decir, que el 54,7% son mujeres y el 45,3% varones -99.000 del total de 181.000 son mujeres desocupadas (Infobae, 6/2).

Uno de las actividades en un 99% feminizadas es el servicio doméstico en hogares particulares, que ganan entre 16.000 a 20.000 la categoría “más alta”, por debajo de la canasta básica total –límite de la pobreza- que en CABA está en $38.980. Es decir, que estamos hablando de trabajadoras ocupadas que de igual modo están hiperprecarizadas, como en otras actividades.

En este punto hay que señalar que la campaña oficial que reúne a las mujeres funcionarias ha salido a anunciar el reconocimiento de las tareas de cuidado no remuneradas, planteando como solución la formación de cooperativas y otros “emprendimientos” a cargo incluso de trabajadoras desocupadas que cobran un programa social y que no hacen más que ahondar la precarización. ¿Está es la igualdad que pregonan?

En un cuadro de crisis económica, agravado por el peso de la deuda externa y el acuerdo con el FMI que todos los bloques políticos avalan, a excepción del Frente de Izquierda, las filas de desocupadas y desocupados es lo que crece.

El 8 de marzo será una nueva oportunidad de salir a las calles a reclamar también por una verdadera “igualdad laboral”, que pasa por tener un salario igual a la canasta familiar, la defensa del 82% móvil, las paritarias libres, recomposición del salario, aumento de los montos de asignaciones, cláusulas de actualización por inflación, escuelas infantiles en los lugares de trabajo y estudio a cargo del estado. Todas reivindicaciones que los trabajadores deben levantar con total independencia política de los partidos patronales y de las centrales sindicales y que el movimiento de mujeres debe tomar en sus manos, comenzando por la ruptura con FMI y el no pago de la deuda externa. 

En esta nota:

Compartir

Comentarios