fbnoscript
7 de febrero de 2020

Kicillof anunció sumas fijas y el fin de la cláusula gatillo

Crisis mediante e improvisadamente convocan paritaria docente bonaerense

El lunes 10 el gobierno provincial convocó a la primera reunión de la paritaria docente provincial, apurado por la crisis que ha generado en la docencia de la Provincia la postergación del pago del retroactivo sobre el sueldo de diciembre y el aguinaldo, pactado en la paritaria firmada con María Eugenia Vidal por el Frente Gremial Docente Bonaerense (FUDB). De esta manera, la paritaria del gobernador “amigo de los docentes” -Baradel dixit- vino con una reducción salarial bajo la axila.

A apenas semanas de la foto en la Casa de Gobierno a sonrisas plenas junto a Kicillof de Baradel y el resto del FGDB (Frente Gremial Docente Bonaerense), la algarabía trocó en gestos adustos en la burocracia sindical docente, que tragó su primer sapo.

El aplazamiento del pago de diciembre no es una chirola -$1.800 millones-, y un resultado evidente y en cadena luego del pago constante y sonante de 250 millones de dólares a los fondos de inversión.

La respuesta de la burocracia sindical, sin embargo, no pasó de una súplica: “El secretario general del Suteba, Roberto Baradel, confirmó a La Nación que le pidió al gobierno bonaerense ‘que se pague lo antes posible’ el remanente de diciembre en el salario docente” (7/1, La Nación).

Completamente opuesta fue la reacción de los Sutebas multicolores. Romina Del Plá, secretaria general del Suteba Matanza, fue contundente en el rechazo, denunció “que anticipa una política de entrega del salario docente que están por el piso y sufren ahora este ajuste”, y reclamó que debe pagarse inmediatamente. “Parece –dijo- que lo que no se pudo imponer a los bonistas se lo quieren imponer a los docentes. No podemos pagar el pato de la boda” (La Nación, ídem).

Desvergonzadamente, el titular de ARBA, Cristian Girad, confirmó “Kristalinamente” la denuncia de Romina Del Plá: “Si cumplimos con el cronograma de deuda, no podemos cumplir con nuestras prioridades de educación y salud” (La Nación, ídem).

La promesa del peronismo de que los salarios docentes le ganarán a la inflación es un cuento chino.

Tampoco discutirán el salario. Primero, la deuda

En la primera reunión de la paritaria nacional, el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, los ministros de Educación de las provincias y la Ctera no trataron el aumento de salarios docentes aunque, sin mandato alguno, Sonia Alesso y Roberto Baradel sí aceptaron la eliminación de la cláusula gatillo y sumas fijas, que cristalizan los salarios con las pérdidas acumuladas en los últimos cuatro años y achatan la pirámide salarial. Como resultado, en la reunión del lunes 10 “las autoridades de provincia y los representantes de los maestros no tendrán parámetros” (Clarín, ídem), y la cuestión salarial volverá a patearse para después de la próxima reunión a nivel nacional.

La convocatoria de Kicillof es una puesta en escena y un cable de salvataje para la burocracia sindical de Suteba, frente al malestar de la docencia. Tenemos otros temas para discutir, señaló la ministra deTrabajo bonaerense, como infraestructura, condiciones laborales, situación social de los alumnos. Todos aspectos desconsiderados a la hora de pagar sin ruborizarse $ 18.900 millones a los especuladores internacionales.

Tensión en el FGDB

Las declaraciones de los funcionarios de eliminar cláusula gatillo y discusión de aumentos vía sumas fijas, y la aceptación pública de Baradel, han generado una “grieta” al interior del FGDB. Mirta Petroccini, de la Federación de Docentes Bonaerenses, rechazó las sumas fijas y adelantó “vamos a plantear un incremento salarial real y conformado para que también alcance a los jubilados. La definición del inicio o no de las clases va a depender de las propuestas”. También rechazó la eliminación de la cláusula gatillo, a la que caracterizó “una conquista de los docentes, que nos costó mucho y además nos permite empardar la situación inflacionaria”. Rechaza también que se la reemplace por una cláusula de revisión, que jamás fue cumplida en ninguna paritaria. Algo similar planteó Miguel Díaz, de UDOCBA, sobre este punto. Esto choca diametralmente con la política del gobierno nacional y de Kicillof y con la adaptación completa del Suteba.

Les tomamos la palabra.

Plenario Provincial de Delegados para discutir un plan de acción

Los que han entregado parte de lo ya conquistado en la paritaria 2019, y que ahora son integrantes del gobierno de los Fernández y de Kicillof con ministros y decenas de funcionarios, no pueden ser garantes de los reclamos docentes ni de la defensa de la educación pública. Son garantes de una política de sustentabilidad del pago de la deuda externa con el FMI y los buitres.

Planteamos la necesidad de que se convoque a un Plenario Provincial de Delegados de Escuela con mandato que resuelva un plan de acción por paritarias libres, sin techo, con paritarios electos en asambleas, que levante un aumento salarial que lleve al salario básico a la cifra no menor de la canasta básica, de $40.000, el cumplimiento de los aumentos por categorías establecidos en el estatuto docente, sin cifras en negro, la defensa de la jubilación y la triplicación del presupuesto educativo de la provincia, para hacer frente, realmente, al derrumbe de las escuelas.

Compartir

Comentarios