fbnoscript
7 de febrero de 2020

Municipales de Jesús María conquistan el pase a planta permanente de los precarizados

El combativo Sindicato de Trabajadores Municipales de Jesús María (Sitram) arrancó, este viernes por la mañana, el pase a planta permanente de 41 trabajadores precarizados. Después de varios meses de reclamos al respecto, el intendente firmó el acta que así lo dispone. Esta es la primera tanda de trabajadores que pasan a planta después de muchos años. La conquista alcanzada refuerza una perspectiva de lucha y organización clasista para el conjunto de trabajadores precarizados de  Jesús María y de la provincia. 

La nueva conducción de lucha del Sitram, nacida de la gran huelga general de 2018, ha cambiado la situación en los pocos meses de mandato que lleva dirigiendo el sindicato. Hay que recordar que el último pase a planta permanente que se había dispuesto data recién del año 2015, esto debido a las imposiciones del gobierno macrista en Jesús María y a la complicidad de la anterior conducción de la burocracia sindical. Ello ha llevado a que más de la mitad de la planta de trabajadores se encuentren contratados y/o precarizados. 

El triunfo refuerza en toda la línea a la organización de lucha de los municipales, que tiene entre otros desafíos el de seguir recuperando el salario en lo inmediato. En las dos últimas negociaciones salariales se conquistaron importantes porcentajes. Si tomamos como ejemplo la categoría 1 sin antigüedad, hay que decir que se pasó de un salario inicial de $9000 en 2018 a $25000 a fines de 2019. 

Igualmente la organización de los municipales de Jesús María tiene mucho camino por recorrer en defensa de las y los trabajadores, debido a los años y años de retraso en materia de conquista de derechos laborales. En pocos días arranca la negociación salarial 2020, la cual se va a llevar adelante con los trabajadores organizado en asamblea.   

Párrafo aparte merece la burocracia de ATE Córdoba que se ha dedicado en los últimos meses a atacar a la nueva conducción combativa tratando de dividir a los trabajadores. ATE nunca se presentó para apoyar las huelgas, piquetes y movilizaciones de los trabajadores municipales del 2018 y 2019, como así tampoco apoyó ni organizó ningún reclamo. Cuando la anterior intendenta macrista dejaba su cargo a fines de 2019, por haber perdido las elecciones municipales, ATE se alió a los funcionarios macristas y comenzó una campaña injuriosa contra el Sitram y sus integrantes, sin poder siquiera realizar una reunión de trabajadores. Su actuación queda clara ante los trabajadores: cuando conducía el sindicato la burocracia sindical de la CGT, ATE se mantenía en un silencio cómplice; cuando conducen los combativos, ATE se alía al macrismo para atacar a los luchadores.    

La conquista alcanzada es un ejemplo para el conjunto de los trabajadores públicos y privados que se encuentran precarizados.  Impulsados por este triunfo la nueva conducción va por más. La pelea de las y los municipales de Jesús María marca toda una perspectiva para el conjunto del pueblo trabajador.

 

Compartir

Comentarios