fbnoscript
12 de febrero de 2020

La Unsam, entre el ajuste y el pacto social

Las tareas de les estudiantes y la izquierda para enfrentarlo.
Por Axel Wey

La Unsam comienza el ciclo lectivo sin un presupuesto asignado. Este será definido una vez que sea votado el presupuesto nacional, que está a la espera del arreglo con los bonistas y el FMI. La prioridad central de Alberto Fernández  de llegar a un acuerdo en la renegociación de la deuda tiene como condición necesaria la reducción del déficit fiscal, lo que implica un recorte presupuestario en diversas áreas como educación.

¿A dónde va la Unsam?

En esta sintonía el rector de la Unsam, Carlos Greco, delineó en Le Monde Diplomatique edición Cono Sur de diciembre una política de ajuste, privatización y sometimiento de la educación universitaria al mercado y los intereses capitalistas.

Allí, plantea “orientar los fondos a áreas y/o carreras estratégicas, de eficiencia interna y externa”, y que esos fondos deben estar atados a “evaluaciones periódicas por parte de la CONEAU” sobre las universidades. Es una señal de guerra contra las carreras humanísticas, de menor interés para las empresas, tal como vimos el año pasado con la reforma de Psicopedagogía (la carrera más importante de Humanidades) imponiendo un régimen de semi-virtualidad al estilo de “Open English” para primer año.

“Es ineludible instrumentar las certificaciones de títulos de medio término para así favorecer su reconocimiento en el mercado laboral así como también desarrollar un sistema de créditos amplio y automático que permita la movilidad interinstitucional”. En criollo, promueve reformas de los planes de estudio para tender a carreras cortas con títulos devaluados, acorde a las necesidades de los empresarios, y equiparar hacia abajo las universidades públicas con las privadas mediante un sistema de créditos (conocido como “Sistema de Reconocimiento Académico”).

Finalmente, propone que: “aquellos que fueron beneficiados personalmente con el aporte público de la educación superior” tengan la “oportunidad  de retribuir tal inversión a través de un tributo”, es decir que propone arancelar la universidad, ya no solo con el crecimiento constante de los postgrados sino incluso en las carreras de grado, bajo el pretexto de considerar a los estudiantes un estatus privilegiado.

Estas declaraciones deben poner en alerta a la comunidad educativa de la Unsam. En lo inmediato, la falta de presupuesto deja en el limbo a la universidad cuando venimos de un año en que se paralizaron obras, redujeron becas y las aulas se sobrepoblaron.

En el sendero del pacto social… para pagar la deuda

Frente a esta política, les estudiantes tenemos que tomar la iniciativa. El Centro de Estudiantes de Ciencia y Tecnología, que presidimos desde La Caldera (UJS) junto a otras organizaciones de izquierda, se propone abrir un canal de organización impulsando comisiones y asambleas abiertas para pelear por todos los reclamos. La misma perspectiva desarrollaremos en cada escuela.

Esa orientación es opuesta a la que sigue el resto de las conducciones de los centros de estudiantes, atados a las autoridades por diversos cargos, y que al igual que el sindicato docente (ADUNSAM) y de los no docentes (APUNSAM) pretenden rebajar los reclamos de la comunidad educativa bajo el pretexto de la pesada herencia que dejó el macrismo. Así, detrás de limitarse a gestionar algún servicio, allanan el camino al ajuste y la privatización que promueve el rector Greco.

Contra el pacto social y la parálisis de las conducciones atadas al gobierno, planteamos que no podemos bajar nuestras reivindicaciones, porque Alberto Fernández tiene como prioridad, justamente, rescatar esa herencia pagando al FMI y a los especuladores, a costa de nuestra educación.

Por la unidad de les estudiantes, docentes y no docentes para defender la Unsam

Es fundamental la unidad de les estudiantes, docentes y no docentes para pelear por el acceso irrestricto a becas de apuntes y de complementariedad, por la actualización del boleto educativo, por una mayor oferta horaria y el desdoblamiento de comisiones frente a la sobrepoblación, contra los cupos, para enfrentar las contra-reformas de los planes de estudio, por formación en ESI en los profesorados, para defender el salario de investigadores, docentes y no docentes, por mayor presupuesto educativo, y por los derechos de las mujeres y disidencias.

Organicémonos en defensa de la educación pública, contra el sometimiento nacional a los buitres, los banqueros y el FMI.

En esta nota:

Compartir

Comentarios