fbnoscript
10 de marzo de 2020

En Pilkington, las patronales se cobran una nueva vida

Por Corresponsal

El jueves 5 de marzo, Omar Duarte, trabajador tercerizado de Pilkington, falleció en pleno horario laboral. Sus compañeros lo encontraron descompuesto en el sector de baños y rápidamente lo trasladaron hacia la atención médica, que en la planta sólo cuenta con servicio de enfermería.  Su traslado al hospital demoró más de una hora y Omar perdió la vida en la ambulancia.

En Argentina, un trabajador muere cada 14 hs mientras realiza sus tareas. Esta estadística, que se queda corta ya que no cuenta con las muertes provocadas por enfermedades laborales, pinta de cuerpo entero la descomposición del régimen  capitalista. La desinversión en materia de seguridad e higiene, las sucesivas modificaciones a la ley de accidentes de trabajo, la eliminación de elementos de salubridad en los lugares de trabajo, y los regímenes de superexplotación que imponen las patronales son algunos ejemplos.

Hay un hilo conductor en los sucesivos gobiernos con políticas que imponen, por encima de la salud de los trabajadores, la rentabilidad de las empresas. Las leyes de flexibilidad del menemismo, la anulación de la doble vía de reclamo indemnizatorio por CFK,  las instancias administrativas manejadas por las ART por Macri, son algunos ejemplos.

La burocracia sindical juega su rol fundamental: permite que pasen los despidos, sobre todo en las comisiones internas combativas, para luego hacer la vista gorda cuando las patronales avanzan sobre las condiciones de trabajo. Un ejemplo claro es el de Pilkington, donde la patronal eliminó la ambulancia, redujo el servicio de atención médica e intensificó los ritmos de producción.

Tenemos que luchar para que el ejemplo de Omar sea el último. Se impone la necesidad del paae a planta de todo el personal tercerizado. Es fundamental formar comisiones de seguridad e higiene integradas por trabajadores que paren la producción si es necesario. Debemos recuperar los sindicatos y orientarlos hacia la independencia política de los gobiernos que atacan nuestras condiciones de vida mientras benefician a los grandes empresarios y al capital financiero.

En esta nota:

Compartir

Comentarios