fbnoscript
11 de marzo de 2020

No al preventivo de crisis en Cabaña Argentina

Ningún despido.

La empresa Cabaña Argentina se concentra en la producción porcina en criaderos, e integra también la industrialización y comercialización de embutidos y fiambres en su planta frigorífica del partido bonaerense de General Las Heras. Allí, la patronal intenta despedir a 102 trabajadores, casi la mitad del personal, con el aval de la Federación de la Carne.

El 31 de diciembre pasado la planta frigorífica se incendió y casi la totalidad quedó destruida. Las causas del siniestro siguen sin ser esclarecidas. A partir de allí se aplicó la “garantía horaria” (según el convenio) y los trabajadores cobraron el 70% del básico primero sin contraprestación y luego cumpliendo ocho días laborales al mes, con equipos rotativos en sectores alquilados a otras plantas frigoríficas como La Pompeya en San Andrés de Giles.

Pero el lunes 9 de marzo los trabajadores se desayunaron con que la empresa resolvió iniciar un Procedimiento Preventivo de Crisis. Para ello contó con el aval de la Federación de la Carne en la audiencia realizada en el Ministerio de Trabajo. El sindicato ocultó esta reunión a los trabajadores, cuando debería haberlos alertado y convocado a una asamblea para decidir cómo actuar.

Con el Preventivo de Crisis la patronal puede burlar el decreto que fija la doble indemnización, ya que alega “causas de fuerza mayor no imputable al empleador” (el incendio). Se propone pagar solo el 50% de las indemnizaciones, mientras que el sindicato sostiene que debería ser el 100%, ¡pero siempre aceptando los despidos!

El martes 10 los trabajadores del frigorífico cortaron la Ruta 6, en una acción que tuvo una importante repercusión mediática. Fueron visitados por el intendente de Las Heras, a quien le tomaron el compromiso de facilitar un micro para movilizar al Ministerio de Trabajo el miércoles, cuando se desarrollará la segunda audiencia.

Cabaña Argentina es una empresa líder en el mercado, que factura cerca de 100 millones de dólares al año y tiene acuerdos de distribución directa con grandes hipermercados. Del incendio se recompuso rápidamente, alquilando otras plantas para el desposte, además de cobrar el seguro. Por lo tanto, no hay elementos que justifiquen la “crisis” y los despidos. La fábrica puede ponerse en condiciones en pocos meses, y mientras tanto se deben conservar todos los puestos de trabajo.

¡Es inadmisible el accionar del sindicato aceptando los despidos! Es preciso convocar de urgencia una asamblea de la planta para votar el desconocimiento de la representación de la Federación de la Carne en las audiencias, y elegir delegados que participen de las reuniones con el Ministerio de Trabajo con mandato de los trabajadores. Por un plan de lucha para resguardar los puestos de trabajo.

En esta nota:

Compartir

No cars.

Comentarios