fbnoscript
12 de marzo de 2020 | #1584

El 24 también vamos contra el golpe derechista en Bolivia

En la Plaza de Mayo, este 24 de Marzo levantaremos nuestra bandera de lucha contra el golpe reaccionario de la derecha boliviana, Trump y Bolsonaro. Añez, la presidenta de facto, está llevando adelante un plan de entrega y ajuste: ataques privatizadores a la empresas estatales (Entel, BOA y otras); libertad a la oligarquía agraria para seguir extendiendo la deforestación y el cultivo de soja; habilitación del “fracking” petrolero, etc. 

Actúa ejerciendo una represión sobre los campesinos y trabajadores que salen a enfrentar esta política y que resistieron el golpe, con presos políticos, sin libertad de expresión.

Las elecciones generales para el 3 de mayo que está organizando son fraudulentas. Ha establecido proscripciones, entre ellas a la candidatura a senador de Evo Morales y otros candidatos del MAS. La inhabilitación a Evo Morales se ha hecho con el ridículo argumento de que no reside en Bolivia, cuando fue obligado al exilio por los golpistas, los cuales no le permiten su regreso.

Los golpistas tienen el control de todo el proceso, la potestad de inhabilitar candidatos, decidir la forma de distribución de mesas y padrones, designación de autoridades y el control sobre el escrutinio y los resultados. Los que dieron el golpe con la bandera de la lucha contra el fraude están preparando ahora un fraude institucional. Incluso se habla de que se prepararía un nuevo golpe, dentro del golpe, para anular elecciones que le dieran un triunfo al MAS, que va primero en las encuestas.

Los golpistas se envalentonan si no resistimos

No alcanza con apelar a los tribunales contra la proscripción de Evo Morales, se trata de un acto simbólico, sin futuro. No se puede dejar pasar que preparan un fraude escandaloso para evitar que triunfe el MAS y consolidar así el golpe. 

Es urgente enfrentar el golpismo con la movilización y acción directa para garantizar que los presos políticos sean liberados, la libertad de expresión, derrotar todas las proscripciones, empezando por la de Evo Morales, y se pueda ejercer plenamente el derecho democrático a presentarse a elecciones. Tomar todas las medidas necesarias, con la movilización popular, para impedir el fraude. No serán los observadores de la OEA los que garantizarán la lucha contra el fraude y la proscripción. Hemos disentido cuando Evo llamó a que la OEA dictaminara si las elecciones de octubre pasado fueron con fraude. Dijimos que esto abría el camino a la capitulación y al golpismo. Solo el pueblo trabajador, movilizado, podrá derrotar al golpe y sus maniobras fraudulentas. 

La lucha contra el golpe reaccionario será bandera el 24.

 

Compartir

Comentarios