fbnoscript
12 de marzo de 2020

Ferroviarios: el gobierno y Trenes Argentinos avalan el desacato de una tercerizada frente a la Justicia

Los despedidos de MCM preparan un plan de lucha por la reincorporación.

Ayer se realizó la cuarta reunión en el Ministerio de Trabajo entre los trabajadores despedidos de la empresa MCM (tercerizada del ferrocarril Roca), representantes de la firma, el Sindicato de Trabajadores de la Vigilancia Privada (STVP) de la CTA, funcionarios de Trenes Argentinos, el Ministerio de Transporte y la cartera laboral.

La reunión fue convocada por Gustavo Mariani, asesor del secretario de Trabajo, con el fin expreso de establecer la fecha de reingreso de los trabajadores, que cuentan con fallos de reinstalación de la Justicia en primera y segunda instancias, tras los despidos por persecución gremial efectuados por MCM en febrero del año pasado.

Recordemos que la patronal procedió a despedir a 10 compañeros del Roca y del Sarmiento, en oportunidad de la elección convocada por el STVP el 22 de febrero del 2019; entre éstos, a los seis delegados electos.

Durante todo el 2019, los despedidos desarrollaron un plan de lucha que incluyó manifestaciones en Plaza Constitución y Once hasta cortes de vías en la línea Roca. Tras la asunción del nuevo gobierno iniciaron un reclamo ante el Ministerio de Trabajo, junto con despedidos de la tercerizada Pertenecer (desmalezado del ferrocarril Sarmiento), que derivó en estas reuniones.

En la audiencia, la representante legal de MCM ratificó que la empresa no estaba dispuesta a cumplir con los fallos de reinstalación. Lejos de intimarla a respetar a la Justicia, los funcionarios públicos le sugirieron traer propuestas de reubicación en otros objetivos fuera del ferrocarril o una propuesta indemnizatoria. Es decir que los funcionarios del gobierno se alinearon con MCM en la persecución gremial a los trabajadores organizados en un sindicato oficialista. Nunca mejor desnudado el carácter de clase, patronal, del Estado.

Esta política también se está reflejando en el Tren Patagónico, donde la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) denuncia que, tras el anuncio de medidas gremiales por parte de activistas de ese gremio, éstos sufrieron amenazas de parte de una patota de la Unión Ferroviaria y luego varios despidos practicados por la empresa. Como cuando armó patotas contra los tercerizados despedidos del Roca y asesinó a nuestro compañero Mariano Ferreyra, la Unión Ferroviaria siempre actúa como fuerza de choque de la patronal.

Para el próximo martes fue convocada la nueva audiencia con los trabajadores de MCM en el ministerio. Los compañeros sólo aceptarán que se cumpla con la ley, llaman a la solidaridad a todas las organizaciones populares y preparan una respuesta de lucha si el gobierno y las empresas no se ajustan a los fallos de la Justicia.

Compartir

Comentarios