fbnoscript
12 de marzo de 2020

En el Joaquín V. González atacan los planes de estudio

Con una resolución del Consejo Directivo se ataca a la continuidad académica de les estudiantes.

El pasado sábado 29/2 se votó en el Consejo Directivo del Joaquín V. González la caducidad de los planes de estudio implementados durante los años 2005-2012, otorgando 3 años para cursar y 3 para recibirse. Esto significaría en los hechos que muchxs estudiantes abandonen la carrera por la imposibilidad de recibirse en su plan de estudios o, en su defecto, que elijan cambiarse al plan vigente (Plan 2015), el cual en muchas carreras, significa mayor carga horaria, más materias, etc. 

Pero además de ser una medida que explícitamente perjudica a lxs estudiantes el problema de la caducidad de los planes hay que entenderlo en el contexto de la ley Unicaba. Desde que fuera votada a fines del 2018, el gobierno de la Ciudad ha avanzado en su implementación creando la Unidad de Coordinación del Sistema de Formación Docente y nombrando a Mariano Palamidessi como el nuevo rector de la Unicaba. Desde la aprobación de la ley, los institutos terciarios sufren cada vez más la presión del gobierno por avanzar en un ajuste y en la evaluación de los profesorados. Frente a esta situación, el rectorado y La Caravana (Conducción del CEJVG) han elegido llevar una línea de adaptación a la política del gobierno. Esta política, lejos de significar la defensa de la autonomía del instituto, plantea la necesidad de seguir luchando contra la Unicaba y defendiendo la formación docente. En síntesis: El rectorado y Patria Grande (La Caravana), le hacen los deberes al gobierno.

Lxs estudiantes nos debemos organizar para rechazar esta resolución

Ante esta situación lxs estudiantes llamamos a una asamblea para organizarnos contra esta reforma antiestudiantil. En esta se demostró claramente el rol que desempeñarán las diferentes fuerzas políticas. Por su lado, La Caravana tomó el rol que más cómodo le queda: actuar como una secretaria del rectorado. Toda su intervención rondó en intentar disolver y contener cualquier movimiento que pueda llegar a gestarse. Con el discurso de defender la autonomía, propusieron un relevamiento institucional que quedaría a cargo de las direcciones y coordinaciones por carrera, es decir, de las autoridades.

En oposición, les estudiantes independientes y las agrupaciones de izquierda votamos una campaña por la derogación de la resolución del Consejo Directivo y definimos una nueva asamblea el 7 de abril para continuar organizándonos contra esta ofensiva del rectorado.

La UJS estará en esta nueva etapa, como siempre, a la cabeza de la lucha por la derogación de la resolución del Consejo Directivo, para que todxs puedan recibirse en su plan, y en defensa de la formación docente ¡Ningún estudiante es residual! Súmate con nosotres a la campaña.

Compartir

Comentarios