fbnoscript
13 de marzo de 2020

Río Negro: hipocresía y doble discurso oficial frente al Coronavirus

Por Luis Reyes
Tribuna Docente

La hipocresía y el doble discurso se han instalado definitivamente en los gobiernos ante la propagación del coronavirus. A la escasez en la distribución de insumos, se le suma la baja calidad de los mismos.

Recientemente se viralizó una prueba de laboratorio por parte de docentes del CET N° 6, docentes especializadas en control, que demostraron en una comparativa de productos, que la lavandina entregada por el Ministerio de Educación, no cumple con los requerimientos y función de desinfección. La malversación del dinero público en compras de dudosos productos adulterados, es una muestra más, de que se impone en los hechos, la lógica del “ahorro” y el recorte en el presupuesto educativo, poniendo en  riesgo a la comunidad educativa y a la población en general.

La falta de porteros y personal de apoyo en las escuelas, la entrega de productos de limpieza de dudosa calidad, las condiciones edilicias ya denunciadas previamente como calamitosas en muchas instituciones, tiene como respuesta, las  vanas y distraccionistas declaraciones de “alerta máxima” en conferencias de prensa por parte de los ministerios de Educación y de Salud. Las acciones concretas y necesarias como garantizar realmente la higiene y desinfección chocan contra la política de ajuste implementada por la gobernadora Arabela Carreras (Juntos Somos Río Negro) y el FMI.

La política de las centrales sindicales acompaña a la del gobierno. Mientras UnTER Central solicita la suspensión del ciclo lectivo porque reconocen que no están dadas las condiciones para su desarrollo, no llaman a debatir y organizar al conjunto de la docencia  para que un plan de lucha le imponga al gobierno que lleve a cabo las medidas urgentes y necesarias que impone el momento. Al igual que el gobierno, solo llaman a conferencias de prensa y accionan burocráticamente enviando notas esperando que “se los escuche”. ATE y UPCN que concentran al conjunto de los porteros y porteras, y que están más expuestos al contagio y a la sobrecarga laboral, ni siquiera eso.

La actual emergencia pone de manifiesto que, frente a los gobiernos que transfieren multimillonarios recursos para la usura, los negociados y el pago de la deuda (con la complicidad de las burocracias sindicales), se hace necesario de la organización independiente de los trabajadores y trabajadoras en la defensa de la educación pública.

Desde Tribuna Docente  llamamos a poner en pie asambleas por escuelas para organizar y exigir, junto a la comunidades educativas, todos los insumos y personal necesario, la suspensión de actividades inmediata para que las escuelas no se conviertan en ámbitos de proliferación de enfermedades que pongan en riesgo la salud de nuestros alumnos y alumnas y del conjunto de la docencia.

En esta nota:

Compartir

Comentarios