fbnoscript
13 de marzo de 2020

Olavarría: la masiva movilización por el 8M y la lucha política

Por Yessica Y. Almeida
Plenario de Trabajadoras Olavarría

Como todos los años, las organizaciones de mujeres presentes en Olavarría nos preparamos por medio de asambleas para la importante jornada de lucha del 8M. Se organizaron actividades previas, se discutió un documento de consenso, se votaron las consignas y se organizó el recorrido y la seguridad de la marcha. Este año, La Cámpora (ausente en años previos) participó de las reuniones, lo que suscitó una fuerte lucha política en la que defendimos la independencia del movimiento de mujeres.

Olavarría: femicidios y provocaciones evangélicas

Nuestra ciudad no está exenta de la realidad que vivimos las mujeres y disidencias en todo el país: a principios de año estuvimos en los medios nacionales por los femicidios de dos mujeres en menos de una semana. Las organizaciones rápidamente salimos a las calles a pedir justicia y a denunciar la responsabilidad del gobierno municipal, ya que en ambos caso había denuncias previas. El Concejo Deliberante promulgó la “emergencia en violencia de género” como respuesta a estas demandas pero sin atender ninguno de los reclamos de fondo: incremento de presupuesto, construcción de refugios, profesionales que acompañen a les víctimas, apoyo económico y psicológico para les hijes de las mujeres asesinadas, entre un gran pliego de demandas. Es por esto que una de las principales demandas este año tenía el foco en exigirle al gobierno municipal que atendiera estos reclamos.

Tampoco estuvo ausente en Olavarría la provocación por parte de las iglesias. El 7 de marzo (con posibilidad de estirarse al 8) se realizó un encuentro evangélico latinoamericano de la mano de la “Iglesia del avivamiento”, con la presencia de pastores colombianos que fueron declarados como “huéspedes de honor” por el intendente Ezequiel Galli (PRO). Presentado como una movilización masiva de fieles que repercutiría favorablemente en la economía olavarriense (los pastores anunciaban la llegada de más de 50.000 personas a la ciudad) el encuentro resultó ser un fiasco: asistieron al evento menos de 5.000 fieles. Para no cederle el espacio a la movida evangélica antiderecho, la Asamblea definió sostener la jornada el domingo 8 (con un festival y marcha) y llamar a parar el 9.

La lucha al interior del movimiento de mujeres

Cabe destacar que en Olavarría gobierna Cambiemos y es por esto que las kirchneristas pretendían que todas las demandas y denuncias se confinaran al nivel local. Con el relato de que “hace poco que Alberto gobierna” y que “ahora tenemos Ministerio de la Mujer” pretendían borrar de un plumazo toda la responsabilidad que le cabe a los gobiernos nacional y provincial, y al Estado en general. Por el contrario, logramos colocar en el documento la separación de la Iglesia del Estado y pronunciarnos por  la defensa del proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, además de pedir por la creación de un Consejo Autónomo de Mujeres con presupuesto suficiente. Por todo esto, las organizaciones kirchneristas (Cámpora, Casa Popular Valeria, MP La Dignidad y Suteba, conducción celeste) finalmente decidieron no adherir al documento de consenso, luego de no haber hecho prácticamente ningún comentario durante el debate en comisiones.

El mismo domingo 8, La Cámpora realizó maniobras para modificar lo acordado en la Asamblea (se leería el documento consensuado, luego se marcharía y al finalizar la marcha las organizaciones podrían intervenir con micrófono abierto) y logró imponer que se leyeran los documentos propios de cada agrupación antes de la marcha. Debido a esto, la jornada se extendió más de lo planificado y se terminó marchando de noche. Pero la maniobra no terminó ahí: momentos antes de marchar La Cámpora decidió retirarse y no hacerse cargo de la seguridad de la columna (con la cual se habían comprometido). Dejaron en banda a las más de 3.000 personas que marchamos, principalmente pibas. Fuimos las organizaciones que sí le pusimos el cuerpo las encargadas de garantizar el corte de calles durante toda la marcha.

Este accionar del kirchnerismo organizado demostró el claro intento de vaciar la movilización, una movilización que dio sobradas pruebas de independencia política del gobierno. Abandonar la calle un 8 de marzo es una canallada total, más cuando se rompieron los acuerdos y compromisos asumidos en asamblea. Sin embargo, este intento no prosperó. Por más que la jornada se hizo extensísima, con la lectura de más de 9 documentos, que se marchó pasadas las 20.30 hs cuando estaba convocada para las 19 hs, la marea de mujeres se quedó y se movilizó por toda la ciudad con una columna de casi tres cuadras pasando por el Ministerio de Trabajo, la comisaria de la mujer, la fiscalía y realizando un pañuelazo en la plaza frente a la Iglesia católica.

La lucha por la independencia del movimiento de mujeres y disidencias y por mantener en la calle a la ola verde tuvo una victoria en nuestra ciudad este 8M y es la base para continuar luchando contra los intentos de cooptación por parte del Estado y sus partidos. Se hace fundamental mantener la independencia cuando en agosto en nuestra ciudad se realizará un Encuentro Regional de Mujeres, Lesbianas, Trans, Travestis y no Binaries.

En esta nota:

Compartir

Comentarios