fbnoscript
13 de marzo de 2020

Suteba La Matanza denuncia falta de condiciones de seguridad en las escuelas

Reclama la suspensión de clases frente a la crisis sanitaria
Por Juan Cruz

El distrito de La Matanza, con más de dos millones de habitantes, cuenta con cerca de 700 servicios educativos que vienen arrastrando numerosas deficiencias de infraestructura hace largos años bajo distintos gobiernos.

Muchas comunidades, con el apoyo del Suteba Matanza y su conducción multicolor, se han venido organizando para revertir la situación de las escuelas deterioradas y en malas condiciones reclamando a las distintas administraciones en los diferentes niveles del Estado. En este sentido, al Poder Ejecutivo local, hoy nuevamente en manos de Fernando Espinoza, le cabe distribuir partidas, entre otras fuentes, del Fondo Educativo que proviene de Nación. Asimismo, no le restamos responsabilidad alguna al gobierno provincial de quien dependen las escuelas.

En este nuevo ciclo lectivo, con cambios en el personal de gestión nacional, provincial y municipal (todas del mismo signo político -Frente de Todos), nos encontramos con la mayoría de las escuelas con diferentes problemáticas, incluso con muchas instituciones sin condiciones para empezar las clases. Por este motivo, para el día de hoy se pautó una reunión con los docentes y familias de las escuelas con las autoridades del Consejo Escolar. Bajo un escenario de crecientes casos de dengue y la preocupación por la acelerada propagación del coronavirus, las autoridades no tuvieron mejor idea que, para tomar "recaudos de prevención", no recibir los reclamos de las delegaciones de las escuelas que se hicieron presentes. La hipocresía es mayúscula: mientras se siguen dando clases en las peores condiciones de higiene y salubridad, los funcionarios buscan "cuidarse" de la pandemia. Sin embargo, tras decidir permanecer en la dependencia del Consejo Escolar, se pudieron plantear los reclamos.

Se dejó por escrito que, de modo preventivo, deben suspenderse las clases en todos los establecimientos educativos para amortiguar la velocidad de propagación del coronavirus. Ya varias provincias decretaron la suspensión por dos semanas y en el día de ayer, por cadena nacional, Alberto Fernández declaró la emergencia sanitaria que luego replicó la provincia de Buenos Aires. Esta emergencia implica la recomendación de reforzar la higiene... en escuelas que carecen de los elementos mínimos. Escuelas con baños químicos, aulas con 50/70 estudiantes hacinados, cortes de agua durante la jornada escolar, ningún jabón o detergente en los baños, obras a medio terminar, sin alcohol ni papel, entre otros derechos vilipendiados que padecemos todos los días los docentes y estudiantes. Entonces, sin condiciones y con la instrucción de reducir las instancias de aglomeración, la temporal suspensión de clases se presenta como una alternativa necesaria.

Al mismo tiempo, no se verifican las fumigaciones, jornadas de desinfección ni la limpieza de cacharros que muchas escuelas mantienen ante el creciente número de casos de dengue. Las autoridades, ante los diferentes reclamos, plantearon que se atendrían a las decisiones de provincia y Nación pero que el lunes, con un comité de crisis especial para la ocasión, tendrían más respuestas a las demandas.

Por todo esto, los gobiernos de Axel Kicillof y Fernando Espinoza son responsables de aumentar las partidas para incrementar todos los recaudos necesarios en el conjunto del sistema educativo. Los docentes y las familias tenemos que seguir organizando los reclamos y revertir la situación de desidia estatal que plantea una emergencia sanitaria pero no lleva a fondo las medidas necesarias para preservar la salud de los trabajadores. Es que se trata de un régimen patronal en el marco de una crisis económica y sanitaria. Los trabajadores tenemos que tomar profunda conciencia de ello y encabezar una salida propia con nuestro programa.

Compartir

Comentarios