fbnoscript
16 de marzo de 2020

Continua la lucha contra los despidos de Kicillof y Agustina Vila en emergencia sanitaria

Los compañeros contratados de programas nacionales vienen peleando con asambleas, jornadas de denuncia y una intensa campaña de pronunciamientos de todas las organizaciones sociales, políticas y sindicales por sus puestos de laburo, en una experiencia acelerada por la demagogia de Kiciloff, el ministro de Nación, Nicolás Trotta, y la ministra Agustina Vila y su contraste con la realidad.

La novedad de esta semana es el intento de dividir a los trabajadores: recontratarían a solo 58 compañeros de la administración central con contratos precarios de la ley de Emergencia provincial y a los docentes del programa Coros y Orquestas y de Conectar Igualdad.

De confirmarse esta maniobra, el gobierno insiste en recortar la planta de contratados, ya que continuarían más de 70 compañeros despedidos de la administración central y cientos que trabajan en territorio. Para esto niegan los listados a la Junta Interna. Detrás de la intriga esconden que están inyectando personal “de su palo”.

La noticia llega después de la reunión de Fernández con Kiciloff, Larreta y Morales después del acuerdo de financiamiento con el Banco de Desarrollo para América Latina (CAF) por 700 millones de dólares, para la concreción de obras de infraestructura educativas, viales, energéticas y de vivienda, para lo cual Buenos Aires recibirá esta semana 130 millones de dólares.

Anticipamos que la gestión continuará con la línea de “falta de fondos”, ahora con la excusa del desembolso de 60 millones de pesos a los consejos escolares para proveer de insumos a las escuelas para contener la expansión del coronavirus. Pero antes de que ingrese el virus al país, Kicillof pago 277 millones de dólares al contado a los bonistas.

Los trabajadores vienen exigiendo que el gobierno invierta las prioridades. La desesperación de aquellos que desde hace 3 meses no cobran se potencia en un cuadro de potencial pandemia por el coronavirus, ya que no poseen los medios materiales ni para cumplir con recomendaciones de cumplimiento individual que promueve el gobierno, menos aún alguna perspectiva de búsqueda y ofertas laborales.
Para esto el gobierno viene llevando adelante un pacto con la conducción de ATE (Oscar De Isasi) que rechaza denunciar los despidos, “paralelea” las asambleas de los despedidos, intenta apaciguar la lucha y hasta se niega a sacarse fotos y firmar los pronunciamientos por la reincorporación. Por su parte, la Verde y Blanca de Catalano grita en estas asambleas paralelas que “no repudiarán los despidos de su gobierno”, sin poder tapar el sol con la mano.

En oposición absoluta a los cómplices sindicales de este ajuste, desde la Junta Interna y Tribuna Estatal multiplicamos las iniciativas en las diferentes direcciones para que el gobierno desenmbolse los fondos necesarios para recontratar a todos los despedidos. Una nueva parada será el lunes en la Sede, donde la asamblea discutirá profundizar las medidas de lucha y la campaña para lograr que el resto de los trabajadores de la Dirección General de Cultura y Educación se sumen a una pelea en común por la defensa de sus puestos de trabajo.

Vamos por la prohibición de despidos y el pase planta permanente.

 

Compartir

Comentarios