fbnoscript
16 de marzo de 2020

Instituto Malbrán: los gobiernos juegan con la salud del pueblo

Cuando se discutió el presupuesto 2019 Romina Del Plá lo denunció.

Bajo el gobierno Macri el presupuesto del Malbrán fue reducido al 50%. La parte edilicia y de equipamiento, directamente fue llevada al… ¡0%! El Malbrán es un instituto descentralizado del Ministerio de Salud encargado de hacer las pruebas que confirman o no infecciones. Clave para la prevención de epidemias y pandemias. El aumentado presupuestado para el Malbrán en el 2019 fue de 13% de aumento; pero la inflación llegó al 54%.

El desabastecimiento del Instituto devino a principios del 2019 en una de las causas del agravamiento de las epidemias de hantavirus.

En materia de insumos se vivió un faltante crónico que se iba cubriendo (parcialmente) con compras de último momento. Las devaluaciones monetarias empeoraron, en la actualidad, el reequipamiento de insumos, puesto que la mayoría de reactivos para los laboratorios se compra en el exterior y se paga con dólares.

Ni hablar de profesionales y trabajadores que fueron obligados a “renunciar” por los bajísimos salarios que cobran. ¡Y los contratados!

En la sesión del 24 de octubre del 2018 de la Cámara de Diputados, donde se votó el Presupuesto Nacional para el 2019, la diputada del PO-FIT denunció la acción criminal y depredadora del gobierno Macri. En aras de cumplir con el pago de la deuda externa, el Presupuesto planteaba una reducción importante de los gastos en materia de salud entre otros ataques al pueblo.

Romina Del Plá dijo: “De ninguna manera es un presupuesto austero, como aquí dijo el diputado Laspina. ¿A alguien le parece que pagar 746.000 millones de pesos en materia de intereses de deuda lo convierte en un presupuesto austero? No, la única austeridad acá se reclama para las jubilaciones, los salarios, el presupuesto de ciencia y tecnología, la universidad y el Instituto Malbrán, por ejemplo, que tiene que erradicar las epidemias. ¿Cómo lo van a hacer con un presupuesto que no alcanza ni para el mínimo funcionamiento ni para reequiparse de insumos y de instrumental?” (diario de sesiones del Congreso).

En los inicios del gobierno de Alberto Fernández esta situación apenas se ha modificado. Si bien los reactivos e insumos para diagnosticar el coronavirus alcanzan por el momento, no se sabe si abastecerán al nivel del agravamiento que se espera.

Pero lo que no ha cambiado es la situación edilicia y del equipamiento del Malbrán. Ni tampoco el nivel de salarios y el pase a planta de contratados.

Por de pronto se acaba de nombrar como nuevo director del Malbrán a Pascual Fidelio. Este viene de ser director del Laboratorio de Hemoderivados de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), una empresa estatal de producción de fármacos que maneja su propio presupuesto. Pero ha sido sumariado por la UNC por “irregularidades”.

La salud de la Nación Argentina está siendo atacada no solo por la pandemia del coronavirus, sino también por el dengue, el chagas y otras epidemias endémicas que asolan zonas enteras del país. El presupuesto nacional de este año no ha sido siquiera debatido. Se ha dejado pendiente a que se resuelva previamente el acuerdo con el FMI, para el pago de la deuda externa. El capital financiero plantea claramente un ajuste en todas las áreas sociales, incluyendo la salud. Se ha prorrogado el presupuesto ajustador del macrismo: ¿significará que el presupuesto del Malbrán nuevamente aumentará un 13% contra una inflación que amenaza con ser igual o mayor que la del 2019? Esto sería un terrible desfinanciamiento.

Por eso el proyecto para enfrentar la emergencia de la pandemia de coronavirus, que presentamos el viernes, plantea en su artículo 2: “Se dispone la triplicación del presupuesto del Hospital Malbrán, encargado de los controles epidemiológicos, a fin de que pueda cumplir plenamente la función que tiene asignada”.

No se puede jugar con la salud del pueblo trabajador: triplicación inmediata del presupuesto para el Malbrán, incorporación de todo el personal a planta permanente, salario mínimo igual a la canasta familiar. Además del Malbrán existen 35 laboratorios extendidos a lo largo del país que hacen análisis similares; esta red debe ser reforzada.

 

Compartir

No cars.

Comentarios