fbnoscript
18 de marzo de 2020

Elecciones en la Universidad de La Matanza: vamos con el Frente de Izquierda Unidad

Para luchar por un Centro democrático, de lucha e independiente del PJ y el Rectorado.

Los días 6, 7 y 8 de abril tendrán lugar en la Universidad Nacional de La Matanza, de forma simultánea, las elecciones de Centro de Estudiantes y Claustro estudiantil del Consejo superior. Estas se realizan cada dos años bajo el control absoluto del rector Daniel Martínez y su agrupación, La Liga Federal Universitaria (JUP) -conducción única del Centro de Estudiantes desde la inauguración de la UNLaM. 

Con un calendario reñido de tiempo, el proceso electoral comenzará el 30 del corriente mes, cuando arranque la cursada, y contará solo con tres días de campaña, la misma cantidad que se le asignó a la veda electoral. Un claro mecanismo que impide el desarrollo de una campaña que llegue a los más de 55 mil estudiantes que cursan. Desde la UJS-PO y el FIT-U nos encontramos preparando una gran campaña militante que permita discutir un planteo de independencia política y la defensa de todas las demandas estudiantiles.

La UNLAM se encuentra atravesada por la crisis que atraviesa nuestro país. Esto impacta de lleno sobre les estudiantes, ya que con la inflación y el aumento del costo de vida se pone en jaque la posibilidad de muchísimos de nosotros de seguir con nuestras carreras. Seguimos sin saber cuál será el presupuesto 2020, pero, si tenemos en cuenta los aumentos por debajo de la inflación para nuestrxs docentes, el aumento mínimo de la beca Progresar y otras medidas, tenemos muestras claras de que implicarán nuevos recortes. Ocurre que la economía del país esta direccionada al pago de la deuda externa usuraria a costa del presupuesto público y un ajuste en general a les trabajadores.

Privatización, ajuste y precarización

Nuestra universidad, detrás de los edificios y gimnasios nuevos, esconde una realidad crítica. El conflicto en Arquitectura a finales de 2019 puso de manifiesto todo un entramado de precarización: docentes sin estabilidad laboral y sin asignación de cargos por concurso. La otra cara de la misma moneda son las pasantías truchas que ofrece el propio Centro de Estudiantes. El ejemplo más claro es el caso de un call center privado que ha llegado a funcionar con más de 150 estudiantes sin convenio y cuyo dueño es nada más y nada menos que el cuñado del Rector.

El sistema de arancelamientos que rige históricamente, incluso violando flagrantemente el derecho al ingreso irrestricto, significa un enorme negociado para el Rectorado. Con el arancel al curso de ingreso, a las reincorporaciones, a los postítulos, a las materias de verano, al (insólito, sí) curso de Castellano de 60 mil pesos para estudiantes no hispanoparlantes, las autoridades fortalecen año a año, con la complicidad de la Liga Federal, verdaderas cajas negras de las que no existe ningún control por parte de la comunidad.

Si a esto sumamos la injerencia de las iglesias en la Universidad, el cuadro retrogrado es completo. Tal es así, que, en acuerdo con el municipio, hasta prestaron las instalaciones para que la Iglesia Evangélica realice un acto. Por eso, a 100 años de la Reforma que puso fin a la injerencia del clero, más que nunca debemos defender la Universidad pública, laica y científica.

La Liga Federal: un centro del rectorado y los gobiernos

La Liga Federal (Juventud Universitaria Peronista) se ha adaptado a todos los gobiernos de turno. Incluso le dio la espalda al proceso de lucha del 2018 contra Macri, boicoteando las asambleas y la convocatoria que reunió más de medio millón de estudiantes, docentes y no docentes en Plaza de Mayo. 

En esta etapa política, La Liga está alineada al gobierno de Alberto Fernández, lo cual se traducirá en un Centro de Estudiantes atado de pies y manos a la hora de organizar la lucha por la defensa de la educación y de la Universidad. Si frente al ajuste macrista La Liga no convocó jamás una asamblea, menos lo hará con su gobierno al frente del Estado. No se puede estar de ambos lados del mostrador: O estamos con la educación o con los planes del FMI.

En la misma orientación, la agrupación “Autoconvocados” y Unidad Estudiantil presentarán la lista “Universidad de Todos”, que también apoya abiertamente a Alberto Fernández.

La importancia de fortalecer las listas del FIT-U

Frente a este cuadro, les estudiantes tenemos un desafío: poner en pie un polo de reagrupamiento democrático, de lucha e independiente del Estado. Que intervenga y pelee por lo nuestro.

En esa perspectiva se constituyó la lista del FIT-U en nuestra universidad. Reivindicamos la experiencia de las asambleas que tuvieron lugar en la UNLaM durante el 2018 en plena rebelión educativa para defender la educación pública en conjunto con los docentes universitarios, mostraremos la necesidad de la organización estudiantil a través de estos organismos democráticos para la toma de decisiones. A un Centro de estudiantes que se subordina a las políticas privatistas del rectorado y los gobiernos de turno, le oponemos la organización estudiantil en asambleas, comisiones y cuerpos de delegadxs.

Nuestra campaña estará íntimamente ligada a los reclamos estudiantiles: por el fin de los aranceles y la gratuidad de todos los cursos e instancias de la Universidad, por un comedor universitario con precios populares, por condiciones óptimas de salubridad e higiene, por el fin de la precarización y el pase a planta del personal de limpieza, por becas que garanticen que nadie se quede afuera, por jardines de primera infancia para estudiantes madres y padres, por el fin de la precarización de nuestrxs docentes, por terminar con la injerencia de las iglesias en la UNLaM y por la integración de la ESI laica, científica y respetuosa de la diversidad.

El aborto seguro, legal y gratuito será un punto clave en nuestro programa para reunir a los miles de pañuelos verdes que se observan en la UNLaM y darle continuidad a la ola verde que se gestó en las calles y que no está dispuesta a negociar con las iglesias ninguno de los reclamos del movimiento de mujeres. Por último, el planteo de ligar el movimiento estudiantil a las luchas de lxs trabajadores también será un puntal de la campaña de la izquierda.

Hemos reunido más de 9.000 avales para presentar nuestra lista no solo en Centro de Estudiantes, sino también a los Consejos, donde los requisitos son incluso más restrictivos y antidemocráticos. Teniendo en cuenta las experiencias de 2016 y 2018 donde la lista de La Comuna (UJS-PO) fue proscripta arbitrariamente, lucharemos hasta el final por la oficialización efectiva de nuestra lista en ambos cuerpos. Para esta pelea, convocamos a lxs estudiantes a sumarse masivamente a transitar una experiencia con La Comuna y darle fuerza al FIT-U

Compartir

Comentarios