fbnoscript
18 de marzo de 2020

Los shoppings siguen abiertos: segundo día de protestas de los trabajadores

El martes 17 hubo protestas en más de 10 shoppings de parte de trabajadores que veían como en plena pandemia no bajaba la concurrencia de público ni se les daba licencias laborales, incluso con casos que por síntomas o viajes debían estar en cuarentena, como denunciaban empleados de Galerías Pacífico o el shopping Abasto. #CierrenLosShopping fue TT nacional mientras los cacerolazos y batucadas se extendían de un shopping al otro logrando cierres totales o parciales en el día.

El sindicato de comercio en ningún caso fue el organizador de las medidas. Siempre concurrió luego de que los reclamos ya habían comenzado.

En una conferencia de prensa del gobierno nacional se dijo que no debían funcionar los shopping. Pero no se tomó medida alguna. El miércoles 18 el gobierno de la ciudad anunció un decreto reglamentando el funcionamiento de los shopping que dispone limitaciones muy puntuales para garantizar que sigan abiertos. El decreto cierra los cines, dispone que los locales de comida sigan abiertos, pero sin que la gente se siente en los patios de comida y supone que el público deba guardar una distancia de una persona cada 16 metros cuadrados.

Sin embargo, la realidad es que todo sigue como venía funcionando. El lucro capitalista es el ordenador del funcionamiento, no el cuidado de la salud pública, ni mucho menos la de los trabajadores. Trabajadores de Galería Pacífico le informaban a Prensa Obrera que “el shopping siguió operando de la misma forma que lo hacía anteriormente, nunca se tomaron medidas preventivas. Los empleados tuvimos que ir a los baños que están en el segundo subsuelo porque los demás estaban cerrados. Estos no se limpian regularmente, no cuentan con alcohol en gel y está conectado con el pasillo técnico, donde hay ratas.”

La precariedad laboral dificulta mucho los reclamos para que se respeten las condiciones sanitarias. Las patronales aprovechan la crisis para apretar a los trabajadores y hacerles saber que serán la variable de ajuste de los costos económicos de la pandemia. “Ayer echaron a 30 chicos que habían entrado la semana pasada Y hoy echaron a todos los que tenían menos de 3 meses en  una de las empresas de comida rápida. Con la promesa de que cuando pase todo los iban a volver a contratar”, nos cuentan trabajadores de otro de los shopping, en el conurbano. “Ya avisaron que si cierran el shopping nos mandan a otros locales de la empresa, nuestra salud no les interesa”, comentaron en el Alto Palermo.

“Muchos de mis compañeros tienen enfermedades y son pacientes de riesgo, muchos otros convivimos con familiares que también tienen enfermedades y por nuestro contacto con extranjeros los estamos poniendo en riesgo. La única respuesta que obtuvimos de parte de la empresa de comidas rápidas es que si queremos nos podemos tomar una licencia de dos meses sin goce o en el momento en el que la economía re reactive volvíamos a trabajar automáticamente. Las cajeras, que están más expuestas, nunca recibieron guantes y/o barbijos, tampoco se respeta la distancia que hay que tener con el cliente” cuentan en el Abasto. 


Hoy ya hay nuevas protestas. Entre otras se está realizando un nuevo ruidazo en Galerías Pacífico y se está haciendo una batucada nueva en Alto Avellaneda, donde la intervención de los trabajadores hizo hacerse presente a miembros del sindicato de comercio de Lanus  y Avellaneda. 

Es necesaria una organización común de los reclamos de todos los shopping para lograr que se suspenda el funcionamiento de los paseos comerciales, cuyo funcionamiento no es de primera necesidad, pagando durante la licencia el salario completo a costas de las patronales. Debe rechazarse cualquier despido o suspensión en este periodo. Es una medida elemental para cuidar a los trabajadores y la población.
 

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios