fbnoscript
18 de marzo de 2020

Salta: Sáenz cierra la legislatura en medio de una gravísima crisis económica, sanitaria y social

La última medida del gobierno prácticamente significa un toque de queda ya que no se puede usar el transporte público salvo los casos de policías o trabajadores de la salud y está prohibido estar en los espacios públicos.

Las peatonales y algunas avenidas están valladas. La policía patrulla incesantemente las calles.

Todo esto ocurre después que ayer se confirmó el primer caso en la provincia.

Es claro que debe paralizarse toda la actividad económica que no sea esencial para mejor enfrentar la crisis pero semejante medida extrema debe contemplar en primer lugar un subsidio estatal de al menos 30.000 pesos para todo trabajador en negro, monotributista o desocupado que en Salta son el 50% de los trabajadores.

Hace una semana el bloque del Partico Obrero reclamó que concurra a la Cámara la ministra de Salud para informar sobre las medidas tomadas, el lunes presentamos nuestro proyecto de ley pero la decisión del presidente de la Cámara fue licenciar al personal y prohibir hasta las reuniones de comisión… Hoy directamente el edificio está completamente cerrado.

Es evidente que se pretende evitar el debate público, en una provincia que viene golpeada por las muertes por hambre que han puesto en evidencia un sistema de salud completamente desmantelado. Nuestro proyecto plantea la cobertura inmediata de centenares de puestos de agentes sanitarios y enfermeros que están sin cubrir y también del déficit de profesionales en todo el interior provincial. Todo esto está planteado en nuestro proyecto de ley lo mismo que la cobertura de más de mil cargos de ordenanzas de escuela que falta ya que hace 2 años y medio que están congeladas las vacantes en el empleo público.

Con un régimen de poder personal sumado a la militarización del espacio público, Sáenz no solo busca censurar la actuación de nuestra oposición política sino amedrentar las iniciativas de protesta y movilización de los trabajadores. Las medidas que el gobierno va tomando, dejan sin sustento diario a 1 de cada 2 trabajadores, que son también los más indefensos frente a la pandemia. A pesar de este cuadro se van abriendo paso las denuncias de los docentes sobre el estado edilicio de las escuelas y también de trabajadores privados como los de Atento, el call center en el que se sigue trabajando a pesar de no reunir las condiciones mínimas de protección de la salud. 
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios