fbnoscript
18 de marzo de 2020

[Grave denuncia] San Martín: El dueño de la textil Cladd, infectado con coronavirus, incumplió protocolo al regresar de viaje y expone a toda la fábrica a un contagio masivo

Por Corresponsal

La fábrica textil Cladd ubicada en la localidad de Villa Lynch, Partido de General San Martín posee un caso positivo de Covid 19. La persona que contrajo la enfermedad es Meir Lapidus, dueño de la fábrica, quien viajó al exterior y regresó hace solo días. Lapidus es un magnate de la burguesía nacional que en agosto pasado cerró la compra de una parte de la empresa Alpargatas por 7 millones de dólares, sumando así 5 textiles en la Argentina. Actualmente tiene operaciones, además de San Martín, en Morón, La Rioja y Rio grande.

El empresario, tras regresar del exterior, asistió a la fábrica violando el protocolo de aislamiento y mantuvo contacto con distintos grupos de trabajadores, que a su vez tienen relación directa con el resto del predio que aglutina a más 300 trabajadoras y trabajadores. Por si esto fuera poco, obliga al personal a concurrir a la fábrica, la cual actualmente se encuentra produciendo como si nada ocurriera. No solo violó el protocolo, sino que mantiene a la fuerza la concurrencia del personal, con el riesgo de un contagio masivo. La pandemia evidencia con total claridad la precariedad y fragilidad a la que están expuestos los trabajadores bajo el sistema capitalista, donde el lucro y la ganancia son los estructuradores de la actividad productiva.

Mientras tanto la burocracia textil (SETIA) que firmó en 2019 una paritaria por debajo de la línea de la pobreza, que implica desde octubre de 2019 hasta el mes de enero de 2020 un incremento del 12% ,y desde el mes de febrero hasta el 31 de mayo de 2020 uno del 6%, brilla por su ausencia.

El dueño de la fábrica debe proceder de inmediato a un licenciamiento total de todos los trabajadores, para que puedan instrumentar el asilamiento preventivo, garantizando el goce integro de los haberes.

Es responsabilidad del intendente Moreira, del ministerio de trabajo local, del ministerio de salud y de las autoridades provinciales aplicar las medidas correspondientes para detener a este empresario impune.

Llamamos al conjunto de los trabajadores y trabajadoras de todas las fábricas a organizarse de manera independiente a la burocracia sindical y a la patronal para establecer condiciones seguras de trabajo y licencias que garanticen que el virus no circule.

¡Que no seamos los trabajadores los que paguemos la desidia de la clase capitalista!

 

Compartir

Comentarios