fbnoscript
18 de marzo de 2020

Municipales de San Isidro trabajan sin protección

El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, firmó un decreto municipal (el 494) que da lugar a la creación de un “Comité de Emergencia y Actuación ante el Covid-19” y declara la emergencia sanitaria y epidemiológica para el municipio; sin embargo los trabajadores “barrenderos” continúan haciendo sus tareas en las peores condiciones y totalmente expuestos al contagio.

El municipio, que somete a esta franja de trabajadores a las condiciones laborales más precarias (ninguno se encuentra en planta permanente y su salario no cubre la mitad de la canasta de pobreza), tampoco los provee frente a la pandemia de los insumos más elementales para su prevención, tales como alcohol en gel, barbijos e incluso guantes. Asimismo, no cumple con la con la resolución 2020 -207 del Ministerio de Trabajo, que en su artículo 3 plantea la licencia especial sin afectar el salario para aquellos padres y madres que, habiéndose decretado la suspensión de clases, no tengan con quién dejar a sus hijos.

Mención aparte merece el Sindicato de Trabajadores Municipales de San Isidro (STMSI) que no mueve un dedo frente a esta situación y le da la espalda constantemente a los reclamos de los trabajadores.

Se vuelve necesaria la puesta en pie de asambleas y espacios de deliberación de los trabajadores municipales para exigirle al municipio todos los elementos de cuidado para llevar adelante su jornada laboral (alcohol en gel, barbijos, toallas descartables, guantes, etc.) y las licencias correspondientes. Estas reivindicaciones deben ser un puntapié inicial para organizarse por el pase a planta permanente y un salario mínimo igual a la canasta básica, que hoy en día supera ampliamente los $40.000. 

Compartir

Comentarios