fbnoscript
18 de marzo de 2020

Chubut: la Emergencia Sanitaria de Arcioni no fija fecha para el pago a los trabajadores de la salud

La pandemia encuentra a la provincia de Chubut en medio de una crisis política y financiera que se extiende a todos los poderes del Estado y es descargada directamente sobre las y los trabajadores estatales. 

Tras las disputas que se generaron entre las diferentes áreas del gabinete provincial que tironeaban de la “sábana corta” del presupuesto, el gobierno de Mariano Arcioni decretó la Emergencia Sanitaria. El DNU 232 otorga al ministro de Salud Fabián Puratich, durante los próximos 180 días, disponibilidad financiera para adquirir medicamentos, insumos, servicios hospitalarios, así como designar, reasignar y reservarse el derecho de aceptar las renuncias del personal médico. 

A su vez, la Emergencia prevé la “unificación” del pago de los salarios de los trabajadores de la salud, que saldrían del “pago por rangos” (que viene rigiendo en Chubut desde octubre del 2019, un pago escalonado según ingresos). En el sector se cobraría de una vez, pero no hay certezas de cuándo. Esta resolución equipara a la Salud con la Policía, que todos los meses cobra antes que todos los estatales y pasivos.

El decreto congela las paritarias y considera como “falta grave toda acción u omisión que, de modo directo o indirecto, afecte el funcionamiento de los servicios asistenciales que el Ministerio de Salud determine”. Esto implica que se atacará con sumarios, sanciones disciplinarias o hasta desvinculaciones a quienes realicen medidas de fuerza como paros o retención de servicios. Arcioni decreta la “esencialidad” del servicio público a costa de los derechos adquiridos por los trabajadores, que vienen enfrentando el vaciamiento y el ajuste del gobierno. Sobre el negocio de la salud privada y la posibilidad de disponer una centralización de los recursos sanitarios, el DNU no dice ni una palabra.

El decreto fue publicado el martes a la tarde, tras la renuncia masiva de los directivos de los hospitales públicos de Trelew, Puerto Madryn y Comodoro Rivadavia e incluso la del mismo ministro de Salud, cuestionando la falta de respuestas de las autoridades provinciales frente a los reclamos de medidas para afrontar la pandemia. Las renuncias fueron retiradas luego de la publicación del DNU.

El pago “unificado” a los trabajadores de la salud regirá, según el decreto, desde marzo… pero al igual que los docentes y estatales ¡todavía no cobraron los sueldos de febrero! En estas condiciones la Emergencia Sanitaria vuelve a generar incógnitas sobre el cronograma de pagos a los trabajadores del sector público. Para completar el cuadro crítico de la Salud hay que tener en cuenta que la cantidad de respiradores y camas de internación alcanzaría para atender una cantidad ínfima de pacientes graves.

El cuerpo de delegados del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia y sectores autoconvocados del Hospital Alvear de la misma ciudad rechazaron el DNU porque “son 180 días callados la boca. Es extorsivo, represivo, y aprovecha la situación sanitaria para descargar la crisis y la total responsabilidad de la Salud sobre los trabajadores”. En el caso del Alvear cuestionan además que de manera inconsulta el hospital fue designado para recibir los casos positivos de coronavirus de Comodoro Rivadavia.

La dirección provincial de ATE que lidera Guillermo Quiroga, que responde a “Cachorro” Godoy, presenta el decreto como un triunfazo de los trabajadores del sector. La Mesa de Unidad Sindical se remitió a acatar las insuficientes medidas tomadas por Alberto Fernández y no traza orientación alguna para las y los trabajadores, sindicalizados o precarizados, que se ven forzados continuar en sus puestos y enfrentar los riesgos de la pandemia, como salud o comercio, petroleros, y otros rubros. 

Ante este cuadro, planteamos la organización de comisiones de control de los trabajadores, especialmente en los centros de salud, que resuelvan las medidas de seguridad necesarias y reclamar los fondos correspondientes. Para hacer frente a la emergencia sanitaria en Chubut y afrontar la pandemia con mayores recursos, son necesarias medidas de fondo. El gobierno de Arcioni defiende intereses que son irreconciliables con la protección de la población ante el coronavirus. Nuevamente queda en evidencia la necesidad de luchar por la investigación y el no pago de la deuda provincial, odiosa e ilegítima; por establecer impuestos extraordinarios a las petroleras, a Aluar, a los empresarios pesqueros y terratenientes como Benetton. Esta pandemia exige, más que nunca, una salida de los trabajadores.

 

Compartir

Comentarios