fbnoscript
18 de marzo de 2020

18 de marzo, Día de los Telefónicos: la lucha por la nacionalización de las telecomunicaciones más vigente que nunca

Por Corresponsal
Agrupación Clasista Naranja Telefónica

La propiedad de las telecomunicaciones hace muchos años se encuentra en manos privadas, la lucha por la nacionalización que se recuerda hoy, a 72 años de su realización, está más vigente que nunca. 

En aquel momento la Empresa Mixta de Telecomunicaciones Argentinas (EMTA) bajo el gobierno de J. D. Perón pasó enteramente a manos del Estado, dada la larga desinversión producida en aquella época por los capitales privados y extranjeros que dejaron de invertir en las empresas pese a los esfuerzos del gobierno para que continúen asociados, incluso bajo la forma de una empresa “mixta”. Esto llevó a la compra, a un precio muy elevado, de aquellas empresas privadas como la “Unión Telefónica” que luego de la posguerra habían dejado de invertir, como sucedió también con los ferrocarriles, en un momento en que el Estado contaba con enormes recursos económicos. 

Hoy asistimos a un escenario bastante parecido al que precedió la decisión de nacionalizar la empresa por la falta de inversión de las empresas privatizadas, como Telefónica o Telecom. Con la diferencia de que las telecomunicaciones ocupan en la actualidad un lugar más estratégico en la economía y en la sociedad que hace 72 años. La nacionalización de las empresas se plantea cada vez más como una necesidad para dar lugar al desarrollo de las telecomunicaciones. Por supuesto, esto debiera llevarse a cabo sin pago (debido a la fuga de ganancias al extranjero durante décadas) y bajo control de los trabajadores, para evitar una situación como la que llevó posteriormente a la privatización de ENTEL.

La actualidad de las empresas

En la actualidad estamos enfrentando el vaciamiento de Telefónica para pagar una deuda millonaria de su “casa matriz” en España. También la tendencia a una brutal concentración monopólica en numerosas regiones por la absorción de Telecom a Cablevisión del grupo Clarín, que es aparte un poderoso conglomerado infocomunicacional, que concentra gran parte de las telecomunicaciones y de los medios de comunicación y contenidos. 
La precarización y tercerización se manifiestan en todas las empresas de la actividad, con especial énfasis en empresas como Claro, donde los trabajadores están sometidos a una jornada laboral de 9 horas y salarios por debajo del convenio de las móviles. Esto nos plantea la necesidad de impulsar la organización y la lucha en el gremio para revertir estas condiciones.

Nuestro país transita una nueva quiebra nacional producto de una deuda externa impagable y fraudulenta. El nuevo gobierno se dispone a pasarles la factura a los trabajadores. Empezando por golpear a los jubilados y habilitando al FMI para controlar las cuentas nacionales. 

72 años después, las y los telefónicos enfrentamos una nueva extensión de la jornada laboral y un avance sobre nuestras conquistas. Además de que las empresas todavía adeudan el pago de los bonos de participación con fallo de la Corte Suprema a favor de los trabajadores. 

Defender lo nuestro en este momento significa también recuperar los sindicatos como Foetra y poner en pie las federaciones como Fattel y Foessitra, para ponerlas al servicio de los trabajadores. La burocracia sindical les da la espalda a los reclamos de los trabajadores, perdiendo toda autonomía de las organizaciones obreras frente al gobierno y las patronales. Defendamos la independencia política de los sindicatos ¡A 72 años de la nacionalización de las telecomunicaciones brindemos para que las telecomunicaciones y nuestras organizaciones estén al servicio de los trabajadores! ¡Feliz día compañeras y compañeros!
 

Compartir

Comentarios