fbnoscript
19 de marzo de 2020

La importancia de las pruebas para el coronavirus

Por Sergio Villamil
médico

La realización de pruebas diagnósticas específicas para el coronavirus es según la opinión de expertos una base imprescindible para determinar no sólo los casos de infección, sino sus contactos previos y posteriores, lo que permite tomar más rápido medidas asistenciales sobre los enfermos y preventivas sobre los contactos. Especialmente en una enfermedad donde el tiempo de evolución sin síntomas es relativamente prolongado y enmascara su detección. Pero además, la mayor cantidad de diagnósticos de certeza es la base para la confección de estadísticas que permiten conocer la marcha de la epidemia, porcentaje de infectados, de pacientes con síntomas, de fallecidos, de impacto sobre grupos etarios, de efectividad de tratamientos. En fin, de la marcha general de la epidemia, sus características y efectos y los recursos y políticas necesarios para su combate.

El Dr. Du Bin, director de la unidad de cuidados intensivos del Hospital de la Universidad Médica de Pekín Unión, declaró: “Pruebas, pruebas, pruebas. Además de las pruebas, simplemente no tengo idea de cómo se pueden identificar los posibles casos y cómo poner en cuarentena a los contactos cercanos” (Perfil, 18/3). En Corea del Sur se logró reducir los contagios realizando test rápidos fuera de los hospitales, a razón de 15.000 prueba por día (El Mundo). 

En Argentina el único centro de diagnóstico por el momento es el Instituto Malbrán, que tiene una capacidad de 60 pruebas diarias. Al ser el único, las pruebas de pacientes de todo el país tienen que converger allí por lo que a las 18 horas del proceso de laboratorio hay que sumar el tiempo de envío, seguramente afectado por las restricciones de vuelos de cabotaje. No parece una oferta que pueda satisfacer una demanda que puede aumentar si la epidemia se extiende. Se ha anunciado que otros cinco laboratorios estarían siendo aprestados para realizar las pruebas. Pero no se ha dicho cuáles son y qué capacidad técnica tienen ya que la aparatología necesaria y el personal entrenado en el Malbrán tiene una especialización grande.

Se denunció mientras tanto que el presupuesto del Malbrán fue mermando durante los últimos gobiernos al compás del angostamiento del presupuesto de salud. Revertir esta situación y hacer una gran inversión en el sistema de salud pública, es una condición para el combate de esta y otras epidemias –como el dengue y el sarampión- que nos aquejan.
 


 

Compartir

Comentarios