fbnoscript
19 de marzo de 2020

Schiaretti sigue resguardando los negocios de la salud privada

El FIT presentó un plan integral de emergencia contra el coronavirus. 
Por Corresponsal

Este miércoles 18 de marzo tuvo lugar una sesión especial en la Legislatura de Córdoba para tratar exclusivamente el proyecto enviado por el Gobierno de Juan Schiaretti, que establece destinar un presupuesto de $1.200 millones al sistema sanitario para enfrentar la pandemia de coronavirus y, por otro lado, la derivación de pacientes de la salud pública a la privada y obras sociales. 

Unas horas antes, el ministro de Salud de Córdoba, Diego Cardozo, asistió a la reunión de la comisión de labor parlamentaria con la presencia de los presidentes de todos los bloques de la Legislatura. En la reunión, la legisladora por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores, Soledad Díaz García, solicitó al Ministro que informe por escrito sobre la grave situación de los hospitales, donde los trabajadores denuncian escasez de insumos básicos como alcohol en gel, guantes, camisolines estériles o barbijos. 

A su vez, solicitó un informe pormenorizado de la cantidad de camas y personal profesional y auxiliar. El Ministro no pudo responder a la mayoría de nuestros planteos. La situación es crítica, porque la provincia prevé llegar a mil camas de terapia propias y a otras dos mil si se suma las camas disponibles en hospitales municipales y el sector privado. En la actualidad existe una cama cada siete mil habitantes y en el mejor de los casos se llegará a la proporción de una cama cada mil habitantes. Cabe destacar que, en Europa, distintos sistemas colapsaron teniendo más de tres camas cada mil habitantes. 

Por otro lado, el personal para atender esas camas es igualmente insuficiente. Se plantea incorporar solo 500 trabajadores de la salud por todo concepto, incluyendo enfermeros, auxiliares, médicos generalistas e infectólogos. Los delegados del Hospital de Niños denuncian un déficit de 130 enfermeras tan solo en ese hospital. 

También interpeló al Ministro para que dé cuenta de la transacción efectuada con la multinacional Roche en la adquisición de test reactivos para detectar el virus que provoca el coronavirus, cuando los mismos no cuentan con la homologación ni autorización de la Anmat, por lo tanto son inutilizables. No hubo respuesta, sin embargo el gobierno de Schiaretti ha incluido en el proyecto oficialista la derivación de pacientes a los sanatorios privados pagando los altos costos de las tarifas que los mismos imponen. Resulta que cuando se trata de avanzar en la emergencia en aras de proteger la integridad de todo el pueblo, el gobierno insiste en seguir financiando el negocio privado de la salud. 

En el tratamiento del proyecto oficialista, el Frente de Izquierda presentó un proyecto en disidencia, denunciando cada una de estas cuestiones y planteando un plan integral para evitar la propagación de la pandemia y para enfrentar un probable pico del virus. Propusimos que las partidas presupuestarias no se limiten a la suma de $1.200 millones, que significa el cinco por ciento de la partida de salud para el 2020 y que se proceda en forma inmediata a una verdadera centralización del sistema sanitario, tanto público como privado, como también la ampliación de las camas necesarias y la designación del personal necesario. También integramos distintas medidas que no se están tomando para la lucha contra la propagación de la pandemia como las licencias laborales, entrega gratuita de insumos, parate de la actividad en empresas garantizando el salario.

Por último, denunciamos la persecución que despliega el gobierno provincial a los trabajadores que exigen estas garantías, y defendimos más que nunca la necesidad de la intervención de los trabajadores con la creación de comités de higiene y seguridad por establecimiento.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios