fbnoscript
19 de marzo de 2020

Coronavirus: Arcioni lo utiliza contra la docencia de Chubut

La adhesión de Chubut a la medida de suspensión de clases, desde el 16 al 31 de marzo, se da en un contexto de paro docente. No se suspendieron las clases, las clases no habían empezado.

Frente a la pandemia por el coronavirus, desde el gobierno se obliga a sostener una guardia con directivos y auxiliares que ha sido rechazada por la Asociación de Trabajadores de la Educación del Chubut (ATECh), por ser contraria a los protocolos de prevención, algo que ha sido oportunamente señalado por los legisladores del Frente de Izquierda a nivel nacional. Sin embargo, los equipos directivos muchas veces concurren bajo amenazas de parte del gobierno, a pesar de que esto constituye un riesgo, mayor aún si tomamos en cuenta que las escuelas carecen de los elementos de higiene necesarios, producto del vaciamiento del presupuesto educativo.

Finalmente el gobierno tuvo que retroceder con su propósito.

Lo llamativo es que habiendo instado a los trabajadores de la educación a no asistir a nuestros lugares hasta después del 31 de marzo de 2020, la Junta Ejecutiva Provincial de ATECh, un día antes del anuncio del gobierno de la plataforma Chubut Educa, haya exigido al gobierno “la implementación de dispositivos pedagógicos para que los estudiantes puedan darle continuidad a los procesos de aprendizaje desde sus hogares”.

La iniciativa del gobierno denominada "Chubut Educa: aulas extendidas" se presenta como una plataforma de acompañamiento a la docencia, en donde se cargarán contenidos para cada nivel. La falta de conectividad en la mayoría de las instituciones educativas ha llevado al absurdo de informar a la comunidad que Ministerio de Educación va a garantizar las propuestas a través de soporte papel, algo que nuevamente, se coloca contra todos los protocolos activados por la pandemia.

Una vez más se demuestra como la política de la central sindical acompaña a la del gobierno. La docencia de paro no tiene que tomar ningún compromiso laboral en la implementación de la plataforma Chubut Educa, ya que la suspensión de clases, independientemente de la pandemia, es responsabilidad del gobierno.

Al día de la fecha la docencia tiene dos meses de adeudamiento salarial, se incumple la tercera cláusula gatillo que corresponde a la paritaria 2019, se adeuda también el Fonid de marzo, cuando el mismo ya ha sido girado por Nación, no se han reconocido los pagos mal liquidados correspondientes a enero, no hay avances en infraestructura y el TEG se encuentra suspendido. En este contexto, donde nuestros salarios se ven completamente devaluados por la inflación, la negociación de la paritaria 2020 a la cual la ATECh iba a concurrir sin mandato desde las bases, ha sido suspendida por tiempo indeterminado.

El contraste es muy claro: mientras el gobernador Mariano Arcioni implementa una videoconferencia para dar a conocer el protocolo de prevención del coronavirus a los intendentes, la pandemia se utiliza como excusa para un nuevo ataque contra las condiciones de vida de la docencia chubutense.

El ministro de Educación de la provincia, Andrés Meiszner, anunció en una entrevista radial que los tres días de febrero y los correspondientes al mes de marzo serán descontados para quienes hayan adherido a las medidas de fuerza. Esto es inadmisible, el gobierno debe garantizar el derecho a huelga y poner fin al pago escalonado y postergado de salarios. No al pago de la deuda usuraria y fraudulenta. Impuestos a los grandes capitales que habiliten presupuesto ya para salud y educación. La docencia debe preparase, por un plenario provincial de delegados que tome en sus manos esta tarea ni bien sea posible. 
 

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios