fbnoscript
19 de marzo de 2020

Posadas: los municipales precarizados ante la pandemia de coronavirus y la epidemia de dengue

El Estado pone en riesgo a los trabajadores.
Por Corresponsal

En plena pandemia de coronavirus y epidemia de dengue, el plan de emergencia sanitaria contra el dengue en Posadas pone en riesgo la salud de las y los trabajadores afectados a los operativos de fumigación, sensibilización y eliminación de criaderos del mosquito vector, ya que no cuentan con la capacitación previa y no se les proveen los insumos y elementos necesarios para prevenir el contagio del dengue. Mucho menos aún para el coronavirus, ya que obligan a los trabajadores a “prestar servicio” en grupos numerosos, haciendo probable una propagación masiva.

Esto es así porque deben realizar las tareas en un contexto de mayor exposición al contagio, sin repelente, alcohol en gel, ni elementos básicos. “Nos dan el recorrido y unas pocas bolsas –una cada cinco personas- para recoger los residuos, y así salimos a hacer las tareas sin ningún tipo de protección, más que un poco de repelente que nos prestan los coordinadores del operativo” explicó un trabajador municipal. 

Tampoco están garantizadas las condiciones mínimas de labor, ya que las tareas se dan en un marco de absoluta precariedad laboral, bajo distintos formatos: contratos sin relación de dependencia, locación de servicios que se actualizan cada 3 o 6 meses, monotributo, entre otros. Ello implica que no cuentan con obra social ni ningún otro derecho de previsión social, y sus salarios, en la mayoría de los casos, no supera los $10.000 por todo concepto.

La cuarentena no es para todos

Aunque el protocolo de seguridad establece licencias preventivas para casos sospechosos, el Estado, como patrón, exige a quienes la solicitan la presentación de una historia clínica y orden de medicamentos indicada por el médico. Esto es así para todo el personal incluido en grupos de riesgo - como para aquellos que presenten síntomas compatibles con la epidemia de dengue y la pandemia de coronavirus. Una locura si tenemos en cuenta que tanto el hospital, como los CAPS (unidades sanitarias) se encuentran colapsados y sólo atienden urgencias en general y las relacionadas con casos sospechosos de dengue y coronavirus. 

El #YoMeQuedoeEnCasa no es para los trabajadores precarizados que tienen que seguir prestando servicios, aún con síntomas, porque de lo contrario corren riesgo de quedarse sin trabajo.

Ante éste cuadro de situación, es necesario, en primer lugar, que la Municipalidad pase a planta a todos los trabajadores garantizándoles plenos derecho laborales; asimismo, que la patronal entregue elementos e insumos para la seguridad de los trabajadores, tales como repelente, alcohol en gel, barbijos, guantes, etc; y que se garantice el otorgamiento de las licencias extraordinarias para los grupos de riesgos y personas con síntomas de infección, sin ninguna traba burocrática.

Los trabajadores municipales deben organizarse en pos de la defensa de su salud y sus derechos laborales.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios