fbnoscript
19 de marzo de 2020

La lucha de la docencia de Tigre para enfrentar la pandemia y el ajuste educativo

La suspensión de clases declarada por el gobierno nacional el domingo por la tarde, fue producto del reclamo de la mayoría de los trabajadores de la educación y de las conducciones multicolores y antiburocráticas de todo el país que, desde la semana pasada, exigieron y organizaron la lucha por la suspensión de las clases, mientras las direcciones de Ctera y Suteba en la provincia de Buenos Aires mantenían su negativa.

Pero luego de la suspensión, la Dirección General de Cultura y Educación difundió una resolución afirmando que las escuelas seguirán abiertas con guardias mínimas para garantizar actividades pedagógicas, administrativas y de actividades sociales. A partir de esta situación, la docencia de Tigre impulsada por la acción de la seccional multicolor de Suteba, organizó la respuesta colectiva de las escuelas para que los docentes y auxiliares no tengan que asistir, ya que se contraponía con las medidas de seguridad e higiene recomendadas para combatir la pandemia.

Es así que a partir de presentaciones, comunicados y una fuerte agitación en las escuelas, se logró que no sea obligatoria la asistencia a los establecimientos buscando evitar la circulación en las escuelas.

La accion realizada por la seccionales multicolores se contrapone con la política actuada por la dirección provincial del Suteba, que en su integración al gobierno, los lleva a plantear que solo los docentes con factores de riesgo, hijos o mayores a cargo, saquen licencia mientras dejan en la potestad de los inspectores la asistencia de los docentes exponiéndonos al contagio y a las condiciones insalubres e inseguras de las escuelas.

Lo mismo sucede con las autoridades distritales, alineadas con el gobierno provincial de Kicillof, que no dan respuesta al reclamo de bolsones y alimentación adecuada a las familias. Son esas mismas autoridades, a través del concejo escolar distrital, que el viernes pasado intoxicaron a varios auxiliares de la Escuela Primaria Nº26, por obligarlos a limpiar el edificio sin cumplir con los días obligatorios de no asistencia luego de realizar una desinfección.

Frente a la situación alimentaria, desde Suteba Tigre seguimos organizando a las escuelas reclamando que se cumpla con los bolsones alimentarios para cada familia, respetando las condiciones de nutrición y calidad para que ningún estudiante se quede sin alimento. Además, exigimos que en este plazo de suspensión de clases se realicen las obras de infraestructura que necesitan los edificios, y se garantice la provisión permanente de kits de higiene (alcohol en gel, lavandina, repelente, etc).

Los trabajadores de la educación junto a las comunidades tenemos que seguir organizando los reclamos para sacar adelante esta pésima situación sanitaria que atraviesa el país producto de los sucesivos ajustes que descargan los gobiernos.

Sigamos el camino de organización y lucha que viene marcando el Suteba Tigre como el conjunto de las seccionales multicolor en la Provincia de Buenos Aires

En esta nota:

Compartir

Comentarios