fbnoscript
19 de marzo de 2020

Coronavirus, cuarentena y el trabajo de actrices y actores

Pasa la belleza y la juventud/los optimistas y los pesimistas,/pasan la peste y la salud,/  quedan los artistas.(Enrique Pinti, Salsa Criolla)
Por Julio Cortés
Actuemos

En 1985, cuando Pinti estrena Salsa Criolla cobraba un valor cuasi épico destacar que “pasan los años, pasan los gobiernos… … quedan los artistas”, texto que sin dudas reconoce influencia de aquel anterior de María Elena Walsh (El viejo Varieté) que terminaba exaltando “A escena los artistas, mientras el mundo exista, no se suspende la función”. Hoy, sin embargo, muchos años después, se han suspendido las funciones, cerrado la mayoría de los teatros y los que por estas horas pueden funcionar (salas de menos de 200 espectadores, utilizando el cincuenta por ciento de su capacidad) por las restricciones a la circulación y reunión vigentes no cuentan con espectadores o levantaron voluntariamente las funciones. Lo mismo ocurre con las giras o espectáculos callejeros. Literalmente se ha parado la actividad laboral por al menos hasta el 31 de marzo. 

No pretendemos poner en duda la necesidad de las medidas preventivas que procuran evitar la circulación del virus Covid-19, sino hacer pública la situación de miles de artistas, en el caso que nos compete, actrices, actores, payasos, cirqueras/ros, mimos, bailarines, titiriteros; que no cuentan con trabajo permanente, en blanco, que en considerable número monotributan o, una gran mayoría, que directamente trabaja en negro, sin aportes, ganando el sustento propio y el de sus familias en las funciones (en teatros, centros culturales, escuelas, la calle, clubes). Una economía de subsistencia que no cuenta con salario fijo, aportes previsionales, ni obra social.

La dirección de la Asociación Argentina de Actores, nuestro sindicato, ha emitido dos comunicados que si bien no sorprenden renuevan la indignación contra una dirección sindical que corre detrás de los problemas, que solo efectúa tenues denuncias sin marcar una línea de acción, que abandonó por completo la lucha por las reivindicaciones de las compañeras y compañeros asociados. En el primero de ellos (16/03) llama a “posponer todas las actividades artísticas en las ramas de cine, teatro, televisión publicidad y doblaje, hasta el 31 de marzo”, apelando a “la responsabilidad de los empresarios del sector de no exponer a actrices y actores a tomar decisiones individuales que signifiquen la vulneración de estas elementales medidas de prevención”. Como la “responsabilidad de los empresarios” de Polka, por ejemplo, fue nula, emitió un nuevo comunicado (17/03) donde la dirección sindical “se ve obligada a denunciar que esta empresa solo prioriza su rentabilidad… … la insensibilidad empresaria… exigiendo responsabilidad solidaria y respeto por la vida”. No solo no utiliza los mecanismos de que dispone: inspectores sindicales para supervisar el cumplimiento, en este caso, por ejemplo, de la “medida gremial sanitaria” por ellos establecida y eventualmente parar los rodajes si no se cumple, sino que no da pista alguna de cómo supone van a vivir actrices y actores hasta el 31 de marzo sin ingresos de ningún tipo.

Atentos a esta realidad donde observamos un conjunto de medidas gubernamentales en favor de las patronales empresariales de diferente cuño, desde Actuemos (agrupación de artistas escénicos) consideramos fundamental la organización en pos de superar este momento que tanta incertidumbre y angustia genera ante el abrupto corte de la posibilidad de procurar ingresos. Hemos conocido en estos días iniciativas de diferentes agrupamientos que atienden a distintas aristas del problema. Nosotros también estamos impulsando una de ellas que, además de plantear ejes reivindicativos, convoca a un empadronamiento entendiendo como elemental nuestra organización en función de hacer efectivos nuestros reclamos. Lo que la dirección sindical de Actores no hace tenemos que hacerlo nosotres. Proponemos a esos agrupamientos discutir la posibilidad de desenvolver una política común que permita materializar un contundente reclamo a los Estados Nacional, provinciales y municipales, para lo que ponemos a consideración un conjunto de reivindicaciones mínimas:

•    elaborar un padrón de artistas escénicos afectados por las medidas de prevención.

•    reclamar la suspensión del pago del monotributo en aquellos que disponen de él.

•    suspensión del pago de alquileres de viviendas particulares y salas de entrenamiento, ensayo y funciones independientes. 

•    suspensión del pago de créditos bancarios/no bancarios y de tarjetas de crédito sin que implique intereses punitorios algunos.

•    suspensión de pago de impuestos y servicios (luz, agua, gas, teléfono, internet).

•    otorgamiento de tarjeta alimentaria.

•    implementar un seguro de desempleo equivalente al salario mínimo. 

•    pago de AUH para les hijes de compañeros y compañeras afectados.

•    pago de AUE a las compañeras embarazadas afectadas por el parate laboral. 

•    suspensión y reelaboración de un cronograma de las rendiciones al INT en todo rubro.

•    actualización de montos de subsidios y liquidación anticipada en todo rubro del INT, Fondo Nacional de las Artes, Proteatro y demás organismos de fomento provinciales y municipales.

La presente situación de crisis sanitaria pone de relieve la extrema precarización laboral, previsional, de atención de la salud en que miles de artistas escénicos desarrollamos nuestro trabajo, nuestra actividad creativa de la que todo gobierno se vanagloria y de la que se beneficia la industria cultural y genera un fuerte impacto en otros aspectos de la economía.
Vamos por nuestras reivindicaciones. Empadronate en: 

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios