fbnoscript
19 de marzo de 2020

Neuquén: un proyecto contra los trabajadores y la población

Hace apenas cinco días el gobernador Gutiérrez en conferencia de prensa anunció la emisión de un decreto de “emergencia sanitaria” por 180 días para toda la provincia de Neuquén. Pocas horas después presentó un proyecto de ley para declarar la misma “emergencia sanitaria”. Y un día después el oficialismo provincial ha presentado otro proyecto de ley que, bajo el eufemismo de la “emergencia sanitaria”, se trata en realidad de un masivo operativo de endeudamiento y poderes extraordinarios hacia el Poder Ejecutivo.

No se trata solo de improvisación, es el aprovechamiento premeditado de la pandemia para sostener por un lado un reforzamiento del lucro de los fondos especulativos y bancos (a través del endeudamiento) y por el otro de regimentar la vida social, “autorizando a aprehender personal sin orden judicial”, y también laboral ya que autoriza al Poder Ejecutivo a “tomar las medidas necesarias para asegurar el normal funcionamiento de los establecimientos” relacionados a la elaboración, almacenamiento y comercialización de alimentos, sin mencionar siquiera la suspensión durante la emergencia de despidos o el reforzamiento de medidas de higiene y seguridad en los mismos, así como el pago de salarios en tiempo y forma. 

También se “suspende la ejecución de las sentencias que condenen el pago de una suma de dinero dictadas contra el Estado provincial, municipal, entidades descentralizadas y entes autárquicos”, lo cual incluye juicios laborales, accidentes de trabajo, etc.

La crisis es previa al virus

En la última sesión del año pasado, los diputados que cesaron su mandato en la legislatura neuquina aprobaron el presupuesto del año 2020, que contempla la emisión de deuda por $ 11.000 millones. 

No se terminaban de sentar los diputados que asumieron en diciembre del año pasado, cuando el Poder Ejecutivo emitió el Decreto N° 85/19 por el cual se creó y aprobó la emisión de Letras del Tesoro por $ 6.000 millones con vencimiento al 31 de diciembre del corriente año.

En febrero el ministro de Economía provincial admitía que las arcas públicas sufrían “un estrés financiero”, como pretexto para limitar la continuidad de la actualización salarial por IPC por todo un año. 

Es que desde octubre del año pasado las inversiones hidrocarburíferas están demoradas y la posterior caída del precio del barril terminó de barrer con las ilusiones de una Vaca Muerta pujante en producción e inversiones.

Esto explica que el último proyecto oficial de ley referido a la pandemia, presentado este miércoles 18/3, tenga como agregados de último momento la habilitación al Poder Ejecutivo para “realizar operaciones de crédito público por U$S 100 millones”, la “emisión de instrumentos financieros hasta la suma necesaria para afrontar las solicitudes de suscripción que reciba para cancelar las obligaciones de pago que tenga el tesoro provincial” e “instrumentar las medidas que sean necesarias para gestionar la obtención de financiamiento y administrar los pagos que debe efectuar la Provincia...”.

No se trata de combatir la pandemia ni el virus como prioridad, sino de aprovechar la conmoción social para continuar el ciclo de endeudamiento. 

En el presupuesto está aprobada una partida de $ 1.158 millones para cubrir contingencias imprevistas. Pero el Poder Ejecutivo no plantea echar mano a un solo peso de esa partida, que la reserva para auxilios al capital. 

Es por eso que la diputada Patricia Jure defenderá el proyecto de ley con las medidas para combatir la pandemia, que pasan por ir contra el lucro capitalista y la regimentación laboral y social, apoyada en la rebelión de los docentes y auxiliares en las escuelas cuando pretendían la no suspensión de clases, como los cacerolazos de los empleados de shopping, la lucha de los despedidos del hospital Plottier y de la clínica de Cutral Co, etc., y que reclaman a gritos los obreros petroleros.

Que los capitalistas paguen la crisis, no las y los trabajadores. 

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios