fbnoscript
20 de marzo de 2020

Jesús María: la lucha del sindicato de municipales contra el coronavirus y el municipio

Asambleas paralizan la actividad para garantizar la cuarentena y condiciones de salubridad e higiene.

Ante la situación de pandemia que atraviesa nuestro país y el mundo, el Sindicato de Trabajadores Municipales de Jesús María (Sitram) realizó, en los último dos días, presentaciones ante la Intendencia solicitando que la Municipalidad adhiera a las medidas de prevención, higiene y seguridad adoptadas por el gobierno nacional y provincial, apuntadas a restringir la circulación de personas, y en consecuencia, contener el contagio del virus Covid-19. Fundamentalmente se reclama que se decrete el receso con goce de sueldo de sus trabajadores, manteniendo las guardias mínimas en servicios esenciales y que éstas se desarrollen en condiciones de salubridad, higiene, restringiendo el personal.

Sin embargo, y a pesar de la situación alarmante de crisis sanitaria en la que se encuentra la población, el intendente Luis Picat, de la UCR, se negó a decretar el asueto administrativo para los empleados municipales. Con esta negativa, se están desconociendo las disposiciones resueltas por nación y provincia, quienes decretaron el asueto administrativo y la suspensión de las clases sin asistencia a los lugares de trabajo hasta el próximo 31 de marzo. La actitud del Ejecutivo municipal es de extrema gravedad y pone en riesgo no sólo la salud de las y los trabajadores municipales, sino de todos los vecinos.

Frente a la negativa, el sindicato mantuvo en estado de asamblea la áreas operativas y otros sectores desde el comienzo hasta las 15 horas del día jueves 19, exigiendo se cumpla con el reclamo. El planteo que defienden los trabajadores es un programa completo para hacer frente a la pandemia y para superar las contradicciones del estado municipal que hace campañas para “quedarse en casa”, pero intima a los trabajadores a continuar con sus tareas y mantenía la atención al público.

Junto al pedido del asueto, los trabajadores exigen que se tomen todas las medidas tendientes a limitar la circulación de personas en Jesús María, en pos de restringir la circulación del virus para aminorar la evolución de la pandemia; licencias con goce de sueldo para mayores de 60 años, embarazadas, trabajadoras y trabajadores incluidos en los grupos de riesgo por enfermedades previas; trabajadoras y trabajadores que estén al cuidado de sus hijos mientras dure la suspensión de clases. Otro punto importante que se exige es abastecer a todos los establecimientos y móviles de la Municipalidad de los insumos para prevenir el contagio, tales como jabón, alcohol en gel, toallas, desinfectantes, repelentes, guantes, etc.; como así también, reclamar la contratación de personal auxiliar para garantizar la limpieza e higiene de cada establecimiento y rodado. Por último, crear un comité electo por los trabajadores para coordinar el accionar contra la pandemia y controlar el cumplimiento de las medidas sanitarias y que se brinden los elementos necesarios en todos los lugares de trabajo.

Luego de las asambleas del día jueves, donde el intendente hizo concesiones parciales, se prepara, para el viernes 20, nuevas medidas que terminen de arrancar el resto del programa.

El método de organización y acción sindical son la garantía para lograr los reclamos que serán la protección asegurada de la salud de trabajadores y vecinos. Lo mismo ocurrió entre los docentes provinciales, quienes lograron imponer la cuarentena a fuerza de denunciar las falencias de la política estatal que pretendía exponerlos a la circulación y contacto entre miles y miles de personas.

Compartir

Comentarios