fbnoscript
20 de marzo de 2020

Gravísimo: Schiaretti presiona a los docentes para asistir a las escuelas 

Después del decreto de la cuarentena y con la colaboración de la conducción de UEPC.

Luego de que el reclamo generalizado de la docencia haya impuesto la suspensión de clases en todo el país, el gobierno continúa maniobrando contra las medidas de seguridad que impone la pandemia. Primero intentó obligar, a través de inspectores y directivos, a los docentes para que asistan a las escuelas y cumplan horario, algo que iba absolutamente en contra del espíritu de la resolución de suspender las clases. Ahora, después del decreto de la cuarentena, y en forma clandestina, está apretando a los docentes para que vayan a las escuelas a cubrir distintas actividades. La convocatoria, promovida también desde la propia conducción del sindicato, no se hace de forma oficial, sino de manera silenciosa y secreta, dirigida directamente contra los docentes más precarizados y vulnerables a los aprietes. No respetan para su llamado ni siquiera el grupo de factores de riesgo, ni las necesarias licencias preventivas que ya habían sido promulgadas.

El carácter clandestino de la convocatoria responde a que el gobierno no garantiza las medidas básicas e indispensables de seguridad e higiene para realizar las tareas que demanda. En un exabrupto de la conducción sindical, a través del audio de un miembro de la Celeste que colabora con esta iniciativa del gobierno, se revela el carácter insalubre de este llamado: propone que los docentes se vayan relevando a medida que vayan cayendo enfermos.

Denunciamos el carácter extorsivo de este accionar del gobierno, del que es cómplice la burocracia sindical. Responsabilizamos al gobierno de la situación en las escuelas y la salud de todos los compañeros. Planteamos que se garantice el Paicor  (programa de alimentación en las escuelas) a través de la entrega de módulos alimentarios en días, horarios y espacios específicos con personal totalmente equipado para la tarea, evitando la circulación y concentración de docentes y estudiantes en espacios cerrados.

La salud de la comunidad educativa se protege defendiendo y garantizando las condiciones de trabajo y de salubridad e higiene, y no presionando a docentes a que cumplan órdenes aberrantes. Los delegados y el sindicato deben estar a la cabeza de hacer cumplir al gobierno sus obligaciones y no de apretar a los docentes contra su propia salud. La organización de comités de salubridad e higiene en las escuelas puede asegurar este cumplimiento, poniendo en primer lugar la protección de los trabajadores, docentes y la comunidad educativa. El gobierno es responsable de poner en peligro la salud de la docencia, sus familias y la de nuestros estudiantes.

Llamamos a cesar inmediatamente con estos aprietes y asumir su tarea con todas las condiciones que demanda. Exigimos a la conducción de UEPC que emita inmediatamente una resolución que proteja a la docencia, que es proteger a toda la población. 

 

 

Compartir

Comentarios