fbnoscript
20 de marzo de 2020

El gobierno nacional y la burocracia incumplen con la paritaria no docente y recortan el salario

Por Juan Diez
Delegado general APUBA de Sociales/Agrupación Bordó No Docente

En el día de hoy, el consejo directivo de la federación nacional no docente (Fatun) ratificó el acuerdo, aceptado la semana pasada, que incumple la cláusula de revisión firmada en noviembre del año pasado con el saliente gobierno de Mauricio Macri, ratificada en enero con los nuevos funcionarios del gobierno de Alberto Fernández y que recorta el salario de las y los trabajadores no docentes.

Ya la semana pasada se había filtrado un audio del secretario general de Apuba (el sindicato de base más grande de la federación que representa a 14 mil no docentes de la Universidad de Buenos Aires) donde reconocía alegremente que habían firmado un acuerdo paritario con las autoridades del Ministerio de Educación y del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) del 16% en 4 tramos a terminar de cobrar en julio. De esta manera, el gobierno y la burocracia desconocieron un acta firmada hace solo 4 meses atrás, en noviembre de 2019, con los funcionarios salientes del gobierno de Macri y ratificada a mediados de enero de 2020 con el ministro Trotta y otros funcionarios del gobierno actual (a los cuales el comunicado de la Federación se refería en términos de ¡compañeros!) donde se establecía el cobro en este mes de marzo de la inflación acumulada entre octubre de 2019 y febrero de 2020, cuyo índice aportado por el Indec se conoció la semana pasada y acumuló un 16,58% en dicho período. Sin embargo, ese mismo día, borraron con el codo lo que habían firmado anteriormente, incumpliendo la cláusula de revisión. Ahora en marzo, vamos a cobrar un 7% menos de lo que se había acordado y ese porcentaje lo vamos a terminar de cobrar recién en julio, corriendo siempre muy por detrás de la inflación. ¡Una verdadera estafa y ajuste a nuestros bolsillos!

En el comunicado de enero, en sintonía con el discurso demagógico oficial, la Federación reclamaba tener en consideración a quienes menos ganan. Sin embargo, con el acuerdo actual las dos categorías más bajas del escalafón no docente quedan en julio 10 mil y 4 mil pesos abajo, respectivamente, de lo que hoy se necesita para no estar debajo de la línea de pobreza. Y en el caso de la siguiente categoría, mayoritaria en toda la UBA, parte del “aumento” se lo lleva el impuesto al salario.

Además, la estafa no puede ser mayor: con la excusa de tener vigente el acuerdo paritario de noviembre, la burocracia también permitió que el gobierno de Macri primero y después el gobierno de Alberto Fernández no nos pagaran a las y los trabajadores no docentes sendos bonos de emergencia que sí cobraron otros trabajadores y trabajadoras estatales y privados para compensar la pérdida del poder adquisitivo de nuestros salarios frente a la inflación histórica del 54% anual. Durante los 4 años del gobierno de Macri, la Directiva de Apuba firmó año tras año paritarias a la baja, aceptando sumas fijas no remunerativas y no bonificables, afectando los descuentos previsionales y para nuestra obra social. En un video de agosto del año pasado, en apoyo a la candidatura presidencial de Alberto Fernández, el secretario general de APUBA Jorge Anró reconocía sin sonrojarse que durante el gobierno de Macri habíamos perdido un 25% de nuestro salario. Los dirigentes del sindicato no se privaron de acompañar y organizar cuanto acto de campaña realizó Alberto Fernández en la UBA, para ahora también acompañar el incumplimiento del acuerdo paritario y la reducción salarial para cumplir, en cambio, con los requerimientos y el pago al FMI y a los especuladores.

Este recorte al salario de las y los trabajadores no docentes en actividad, se suma al ajuste a las y los jubilados producto del congelamiento de la fórmula de movilidad previsional votada en diciembre en la llamada ley de solidaridad, que supuso un brutal recorte en las jubilaciones no docentes sin que la burocracia de APUBA dijera absolutamente nada como hizo con el 82% por el que nunca movió un dedo.

Desde la Agrupación Bordó rechazamos el desconocimiento de la cláusula de revisión y este nuevo recorte salarial. Pese a la emergencia sanitaria y el cierre de la UBA que la burocracia tampoco garantiza poniendo en riesgo la salud de las y los trabajadores no docentes, debemos comenzar ya una deliberación y desarrollar todo tipo de acciones y pronunciamientos, de forma conjunta con las y los docentes universitarixs afiliadxs a la Asociación Gremial Docente (AGD UBA) que también rechazan el incumplimiento de la cláusula gatillo para el sector (contrastando fuertemente con los otros sindicatos docentes Aduba y Feduba que al igual que la Directiva de Apuba aceptan el recorte del gobierno), para reclamar la aplicación de la paritaria de 2019, una verdadera recomposición de nuestro salario frente a la inflación proyectada para este año, mayor presupuesto para educación hoy totalmente insuficiente ya que se viene ejecutando el presupuesto macrista de 2019, pase a planta de contratadxs y tercerizadxs en toda la UBA y eliminación del impuesto al salario. Para ello, más que nunca la actitud de subordinación de la Directiva de Apuba al gobierno muestra que resulta indispensable luchar por la organización independiente de las y los trabajadores para conquistar todas nuestras demandas.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios