fbnoscript
21 de marzo de 2020

Los trabajadores de la alimentación frente a la pandemia

Qué hacer
Por Corresponsal
Trabajadores de la alimentación. Coordinadora Sindical Clasista (CSC)

La industria de la alimentación ha sido exceptuada del cumplimiento del aislamiento ante la pandemia. Colocada dentro de los servicios esenciales, las patronales raudamente mantuvieron en plena producción sus fábricas, sus líneas, sus productos, su logística, incluyendo los camiones e insumos que llegan de países limítrofes.

El conjunto del personal es convocado a excepción de los cubiertos por la cuarentena.

Ahora, una cosa es producción de alimentos esenciales y otra es seguir como si no hubiera que tomar medidas de seguridad e higiene para todos los que tienen que desarrollar su tarea y de aislamiento de todo aquel que no sea esencial.

Muchas líneas de producción no serían necesarias. Ante la pandemia, ¿pueden considerarse esenciales los caramelos de menta u otras golosinas de Mondelez o los alfajores de Arcor, o la cápsulas de café de La Virginia u otras líneas no destinadas a la alimentación esencial de la población como ciertos productos de Nestlé, Unilever, Pepsico y las demás empresas, muchos de ellos destinados a la exportación?

Que no metan gato por liebre

El STIA a nivel nacional ha firmado paritarias a la baja, ha permitido contratos basura, dejó que las patronales abusaran con los preventivos de crisis. Los trabajadores de la alimentación fuimos convertidos en uno de los sectores más golpeados por la crisis. Sin embargo, las patronales no pararon de aumentar sus productos casi semanalmente.

Y en la situación actual, ante el coronavirus, son beneficiados con el permiso de producir a pleno.

La pandemia no se frena con alcohol en la punta de la máquina. Es necesario ordenar la economía al servicio de las necesidades del conjunto.

En la alimentación, los trabajadores convocados a trabajar deben hacerlo en las mejores condiciones y produciendo lo verdaderamente necesario.

Ante la pandemia se plantean cuestiones esenciales para los trabajadores de la industria de la alimentación que deben ser controlados por comités obreros electos por el conjunto.

Ellos son:

1.Reducción de la jornada sin afectar el salario de acuerdo a las necesidades de la producción esencial.

2. Determinar un reordenamiento de las líneas y control de la producción para elaborar alimentos esenciales para las familias y alimentos envasados en cantidad para abastecer los bolsones alimentarios de las escuelas, barrios y sectores de desocupados, trabajadores en negro y precarizados que no pueden ganarse el sustento por la cuarentena (albañiles, domésticas, cuentapropistas, monotributistas, vendedores ambulantes, etc).

3. Cumplimiento de las normas de seguridad comenzando por el aislamiento y cuarentena efectiva y con sueldo de los grupos de riesgo y de las madres o padres con hijos a cargo en todas las fábricas.

4. Medidas sanitarias y de seguridad e higiene: medición de la temperatura corporal al ingreso y egreso de la fábrica, incluyendo a los camioneros.

Recepción externa de todos los insumos. Control sanitario de los camiones.

Elementos de sanidad en las líneas, baños y entrada.

5. Viáticos a cargo de la patronal para evitar el uso de transporte público.

6. Ninguna licencia o cuarentena sin goce de sueldo o con salario reducido.

 

Compartir

Comentarios