fbnoscript
21 de marzo de 2020

Lomas de Zamora: municipales de monitoreo son obligados a trabajar en situación de riesgo

La cuarentena es un medio para proteger la salud frente a la pandemia del coronavirus, sobre todo teniendo en cuenta los límites del sistema sanitario tras años de vaciamiento y ajuste presupuestarios. Pero son muchos los trabajadores que son obligados a incumplir el aislamiento decretado por el gobierno nacional; ese es el caso de los municipales de monitoreo de Lomas de Zamora.

El intendente Martín Insaurralde obliga al área de monitoreo a continuar sus actividades normalmente, es decir en pésimas condiciones. Se trata de trabajadores precarizados, con  contratos temporarios y sin estar categorizados, cuyos sueldos están muy por debajo de la línea de pobreza (rondan los $19.500 por jornadas de 8 y hasta 12 horas).

Los trabajadores denuncian que hasta hace días ellos mismo se encargaban de llevar al lugar de trabajo elementos básicos de higiene, como papel higiénico, jabón, alcohol en gel y lavandina. Cuentan con solo dos baños para turnos de 40 personas y realizan sus tareas amontonados en un espacio cerrado sin ventilación, donde también toman su descanso.

Las licencias laborales únicamente se reconocieron para las personas mayores de 60 y/o pacientes de enfermedades crónicas, pero fueron negadas para quienes deben hacerse cargo de familiares mayores o de niños que no asisten a clases.

Los trabajadores intentaron contactarse con el Sindicato de Municipales de Lomas de Zamora, pero no obtuvieron respuesta alguna. Incluso, han cerrado las instalaciones gremiales hasta el 31 de marzo. No es la primera vez que el sector de monitoreo sufre el abandono de la burocracia sindical; por el contrario, esta viene desoyendo las denuncias por maltrato laboral y actúa como cómplices de la política precarizadora del intendente.

La única respuesta de la Municipalidad a los trabajadores fue otorgarles una credencial para que puedan viajar en el transporte público, exponiéndolos al contagio. La negativa de Insaurralde de priorizar la salud de los trabajadores expresa toda una política contraria a las necesidades sanitarias de la población, como se ve en el ajuste en las distintas áreas.

Exigimos el otorgamiento de las licencias correspondientes con goce de sueldo para el personal municipal, de monitoreo y todas las dependencias. Reclamamos además que en aquellas áreas donde deban mantenerse las actividades se garanticen condiciones sanitarias óptimas e insumos de higiene. Por un inmediato aumento salarial del plantel municipal hasta cubrir el costo de la canasta familiar. Ante el abandono del sindicato, planteamos la necesidad de la organización independiente de los trabajadores municipales para enfrentar la desidia del municipio.

 

Compartir

Comentarios