fbnoscript
21 de marzo de 2020

El Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, bastión de la independencia política de los Organismos de Derechos Humanos

A 44 años del golpe genocida

Desde que los derechos humanos se convirtieron en un movimiento de masas en la Argentina, con la caída de la última dictadura, los sucesivos gobiernos han desplegado políticas de cooptación para neutralizarlos y rescatar a las fuerzas represivas que sufren un profundo cuestionamiento. Las rupturas y realineamientos en las organizaciones respondieron en gran medida a como pararse frente al Estado, en términos de independencia política y financiera. No faltaron las figuras de derechos humanos que se prestaran al apoyo de gobierno antiobreros con barniz centroizquierdista como los de Alfonsín, De La Rúa o Kirchner, aunque los roles fueron cambiando en los distintos gobiernos.

El 24 de marzo del 2006 marcó un punto de inflexión para los organismos de derechos humanos de la Argentina en términos de su independencia frente al Estado.

En los días previos el gobierno de Néstor Kirchner fracasó en su primer intento de estatizar la conmemoración del 24 de Marzo declarando su feriado.

En el Encuentro Memoria Verdad y Justicia, del cual participaban 356 organizaciones entre las que se encontraban de derechos humanos, organizaciones sociales y partidos políticos, fue generalizado el repudio a esta iniciativa gubernamental.

El reclamo ante la negativa del gobierno a derogar los indultos del menemismo, y la represión en Las Heras contra los petroleros, fue un punto de inflexión en la discusión y en la resistencia ante la pretensión de llevar adelante una movilización oficialista, con festival y feriado incluido.

De todas las organizaciones convocantes a la marcha del 24 de marzo del 2006, sólo 14 —incluidas Abuelas, Madres Línea Fundadora, H.I.J.O.S — no firmaron el documento, y en todos los casos mantuvieron la decisión de mantenerse como convocantes y marchar unitariamente bajo las consignas aprobadas.

Pero, en minoría en el Encuentro Memoria Verdad y Justicia, montaron una provocación en el acto de Plaza de mayo donde desde primera hora, habían posicionado una cantidad de partidarios del gobierno que actuarían horas después como patota.

Para el desarrollo del acto, además de la lectura del documento consensuado, se había que al comienzo del acto se leyera la carta de Rodolfo Walsh a la Junta Militar, propuesta que fue aprobada unánimemente por todas las organizaciones que integran el Encuentro, y su lectura estaría a cargo de actores y locutores solidarios.

Los encargados de organización y seguridad del acto hicieron subir al palco a las Madres y a Estela de Carlotto. Una vez allí, Marta Vázquez informó a los responsables del palco que su organismo y Abuelas habían decidido que ella haría uso de la palabra para comunicar que no habían firmado el documento al que se estaba dando lectura. Acompañada por gritos de los militantes que había ubicado en la plaza impidiendo la continuación de la lectura del documento.

 Las consignas de la movilización del 24 de Marzo 2006 resumían toda una plataforma. “No a la represión”, “libertad a los presos políticos”, “amnistía o desprocesamiento de los luchadores populares”, “fuera la Gendarmería de Santa Cruz”, “no al pago de la deuda externa”, “retiro de las tropas argentinas de Haití”, “no a las políticas que generan hambre y miseria”, consignas que estaban presentes en cada lucha popular .

A partir de ese año los organismos de derechos humanos “históricos” como se autodenominaron para descalificar el resto de las organizaciones del Encuentro Memoria Verdad y Justicia, abandonaron para siempre ese espacio.

Independencia, ayer y hoy

Como continuidad de su política de “frente único anti-Macri” diluido con el kirchnerismo y la burocracia sindical, el PCR (que orienta a Liberpueblo, un organismo integrante del Encuentro) ha avanzado en un proceso de integración política al PJ, integrándose en las elecciones de 2019 al Frente de Todos. Durante los 4 años de gobierno de Macri, el PCR hizo un intento desesperado por ocultar la responsabilidad política de los gobernadores provinciales en el ajuste y la represión impulsadas por el gobierno nacional. Esto fue motivo de extensas discusiones al interior del Encuentro, tanto en las convocatorias al 24 de Marzo, como de los distintos hechos de represivos que sucedieron en el país.

En 2019 producto de este proceso de integración, formaron parte de las listas del PJ-Frente de Todos. Este año, los diputados del PCR votaron tanto a favor del ejercicio conjunto con las tropas yanquis de Donald Trump en la Patagonia, como del pacto fiscal con los gobernadores.

Su integración al gobierno de Alberto Fernández por un lado, y su posición minoritaria (no hay que denunciar al gobierno nacional en su intento de reconciliación con las FFAA ni en el brutal ajuste que viene llevando contra los trabajadores) los ha llevado a abandonar en los hechos el Encuentro.

Desde el 2007 en adelante el Encuentro Memoria Verdad y Justicia, marcó en su accionar y sello, en cada convocatoria a los aniversarios del Golpe Genocida, como en cada lucha contra la impunidad y la represión de los gobiernos democráticos, la independencia política de todos los gobiernos y la lucha por los Derechos Humanos de Ayer y de Hoy. Apel y el Partido Obrero han llevado en su seno todas las luchas políticas necesarias para que no se abandone ese camino.

Este 24, no damos vuelta la página, cárcel ya a todos los genocidas. No al pago de la Deuda, fuera el FMI. 30.000 compañeras y compañeros detenidos desaparecidos PRESENTES!!

Compartir

Comentarios