fbnoscript
22 de marzo de 2020

Campana: Tenaris y municipio mantienen la explotación económica contra la salud de los trabajadores 

Toda la ciudad está expuesta a las consecuencias sanitarias de esta gravosa política.
Por Corresponsal

El intendente de Campana, Sebastián Abella, nuevamente pone al Estado municipal al servicio de los intereses de Tenaris Siderca; esta vez habilitando la circulación de los trabajadores que Tenaris considere necesarios para la producción. Esto abarca a ¡todos! los trabajadores, ya que la empresa está llamando a trabajar normalmente.  

En aquellas secciones que por decisión de los trabajadores están totalmente paradas, las jefaturas están convocando a reiniciar tareas este miércoles 25 de marzo. Abella no tuvo la misma predisposición para el caso de los 191 despedidos de enero, donde la empresa desafecto tanto efectivos como contratados, luego reincorporados pero a un sector de servicios generales: áreas donde los compañeros no tenían tareas y fueron presionados para ir aceptando retiros voluntarios o se discontinuaron los contratos. En 2015, obligado por las movilizaciones populares, participó de la última de ellas pero sin ningún compromiso político para que los compañeros recuperen efectivamente sus puestos de trabajo. Años anteriores, se le cedió a Tenaris Siderca la posesión del predio denominado "Puerto de Frutos", a cambio de la cesión de lo que hoy es la cancha de Villa Dálmine; en este caso la empresa aprovechó lo que significa un terreno de valor emotivo para una parte importante de la ciudad de Campana, quedándose con un predio de un valor económico y estratégico muchísimo más alto.

Repudiamos el aval de Sebastián Abella a la antojadiza interpretación que hace Siderca de los decretos presidenciales para quebrar la cuarentena y exponer a los trabajadores a una pandemia que puede ser fatal para los trabajadores y sus familias que aún no ha llegado a su pico máximo. 

Una fábrica de 3.000 trabajadores, de tener un contagio puede ser gravísimo para toda la ciudad. Por esto manifestamos que los trabajadores deben mantener la cuarentena y resguardarse en sus casas.

El Hospital San José de Campana es un hospital de agudos de categoría II, posee 80 camas de internación, distribuidas en los servicios de Pediatría, Tocoginecologia, Cirugía y Clínica Medica.

Con escasas camas de terapia intensiva y apenas 14 respiradores en todo el sistema local, de darse la posibilidad de un contagio masivo el hospital está muy lejos de cubrir las necesidades básicas para poder afrontar una emergencia de estas características. Esto expone al conjunto de la sociedad y la población trabajadora de la localidad. 

El intendente Sebastián Abella debe revertir las últimas resoluciones tomadas en favor de las empresas, al autorizar la circulación de los obreros. Es su responsabilidad impedir que el empresariado local quiebre la cuarentena en desmedro de sus trabajadores y asegurar las condiciones básicas para evitar un contagio masivo en Campana.

En caso de persistir la desidia patronal y del Ejecutivo municipal, los trabajadores deberán organizarse en asambleas tomando todos los recaudos sanitarios y votar un plan de lucha para hacer valer la cuarentena y para resguardar su salud y la de sus familias. Es necesario que además cobren íntegramente sus salarios para poder enfrentar como corresponde una emergencia de estas características. Vamos por la organización de los trabajadores contra el ataque patronal y del estado.

Compartir

Comentarios