fbnoscript
23 de marzo de 2020

Tucumán: cuarentena y represión en los barrios

Un reforzamiento represivo en medio de la crisis.

En los últimos días han salido a la luz una gran cantidad de videos en los cuales se ve a la policía y a gendarmería reprimiendo a los vecinos de barrios marginales de la provincia de Tucumán, que no estarían respetando la cuarentena. En las imágenes se ve como policías motorizados disparan balas de goma y arrojan gases a personas en las puertas de sus domicilios. En otras, puede verse como detienen a vendedores ambulantes que tratan de rebuscársela en el medio de la cuarentena. Se han denunciado represiones en ciudades del interior como Lules o Famailla. Los detenidos en la provincia ya suman más de 850.

En contrapartida a esto, circula por las redes sociales un video de gran cantidad de gente realizando deportes y caminando sobre la Avenida Presidente Perón, una de las arterias más importante del municipio de Yerba Buena, donde se concentran las viviendas más pudientes del Gran San Miguel. Acá de la policía ni noticias, la gente continuaba con su vida normal haciendo caso omiso a la cuarentena.   

Esta situación daría cuenta de que este trato diferenciado se asienta realmente en un reforzamiento de un esquema represivo sobre las principales barridas populares, bajo la expectativa de un agravamiento de las condiciones de vida en la medida que avanza la crisis sanitaria y económica atizada por el coronavirus. El gobierno no descarta que la situación crítica que se vive en los barrios produzca levantamientos populares y una mayor tensión social. De allí que se refuerce la presencia policial en las barriadas populares.

El gobierno provincial de Manzur no ha dado ningún tipo de solución a aquellos que viven de la venta ambulante, de alguna changa o trabajan en negro. Peor aún es la situación de los que se encuentran totalmente desocupados. A todos ellos los han dejado a su suerte. Si no hay medidas para asegurar la subsistencia diaria, ¿cómo pueden quedarse en sus casas?  Necesitamos un seguro al parado de 30.000 pesos para todos los trabajadores que no puedan cumplir con sus tareas y no cobren un salario; y elementos sanitarios y de higienización para los barrios mas carenciados; así como también la provisión inmediata de alimentos. Aseguremos la cuarentena garantizando el sustento de todas las familias.

 

Compartir

Comentarios