fbnoscript
23 de marzo de 2020

Los comedores municipales y la situación de sus trabajadores en el marco del coronavirus

En Vicente López
Por Corresponsal

En el municipio de Vicente López hay comedores que funcionan en el mismo espacio que los Centros Barriales de Infancia (CBI). Estos se encuentran distribuidos por Villa Martelli, Las Flores, Olivos y El Ceibo. A los CBI, asisten niños y niñas de 3 a 12 años y retiran sus almuerzos 300 familias o más. Estas instituciones son, claramente, un elemento más de la política de contención social por parte del Estado, que lejos están de representar una solución de fondo de los problemas reales que afectan a aquellas familias que asisten a los CBI para poder subsistir.

El funcionamiento de estos espacios es garantizado por sus trabajadores, que se encuentran en situaciones insalubres: no están aseguradas las condiciones mínimas de higiene, se enfrentan a una brutal exposición en el barrio sin contar con los insumos necesarios para trabajar con niños (desde un botiquín a elementos para realizar talleres educativos), ni con los espacios para realizar su labor de manera correcta, mucho menos con un salario digno, ya la que mayoría está muy lejos de alcanzar la canasta básica. 

En el marco de la pandemia, estas condiciones empeoran muchísimo y son principalmente los y las trabajadoras del comedor quienes tienen que afrontar esta situación exponiéndose fuertemente a infectarse, ya que más de 200 personas acuden diariamente a los comedores para retirar sus alimentos y desde el municipio no se garantizan las condiciones de higiene y profilaxis para prevenir un posible contagio.

Los funcionarios del intendente Jorge Macri obligan a las trabajadoras de los CBI a asistir a los comedores “para dar una mano” con la repartición de las viandas. Esto es totalmente falaz, ya que no pueden manipular alimentos ni elementos de cocina, y sólo cumplirían con la tarea de ir a los comedores para intentar contener una crisis social cada vez más agravada o simplemente no cumplir con ninguna tarea, sólo hacer presencia.

Consideramos que el municipio de Vicente López expone de manera negligente y obtusa a los trabajadores de los CBI. Lo mismo hace con el personal de los comedores, quienes son imprescindibles para que esas familias sigan comiendo (ya que no tienen trabajo y tampoco alimentos para darles a sus hijos) pero que no cuentan con la profilaxis necesaria para realizar su tarea tranquilos.

En Vicente López queda de manifiesto que el Estado, una vez más, es el primer precarizador de sus trabajadores. Los vecinos de estos barrios viven en condiciones habitacionales totalmente precarias, donde el hacinamiento es el principal protagonista. El desempleo, la violencia hacia las mujeres, la precarización y tercerización laboral y el gatillo fácil son moneda corriente en estos barrios, donde los pibes y sus familias tienen que asistir a comedores para poder subsistir. En el marco de la pandemia, estas familias no cuentan con las condiciones necesarias para tomar los recaudos que se requieren para afrontar al covid-19.

Jorge Macri, desde Nordelta, plantea que “para superar esta crisis es necesario el aporte de todos” (Clarín, 22/3). Sin embargo, el intendente no aporta ni un salario digno, ni condiciones de trabajo aceptables, ni un barbijo para los trabajadores municipales. Con el afán de mostrarse al servicio de los vecinos, exige que cumplan horario a pesar de no tener tareas, ni insumos de protección.

Vicente López no está preparado para enfrentar una situación epidemiológica de estas características, en principio por los años de desidia y la ineptitud de los funcionarios, con el intendente a la cabeza. Exigimos que el municipio se ocupe de solucionar los problemas habitacionales del distrito para disminuir las posibilidades de contagio y mejorar la calidad de vida de los sectores más golpeados por la crisis.

Organicémonos contra la desidia y la negligencia del municipio. Que se garantice la salud, la higiene y las condiciones mínimas de seguridad para sus trabajadores.

¡Basta de precarización laboral, protección a los y las trabajadoras de trinchera, Jorge Macri es responsable!

 

Compartir

Comentarios