fbnoscript
23 de marzo de 2020

Caseros: la patronal de Papear obliga a sus trabajadores a atender al público

Por Corresponsal

 

Aunque se declaró la cuarentena obligatoria, una gran cantidad de trabajadores siguen expuestos al contagio del coronavirus. Esto se debe al incumplimiento de las patronales y a la complicidad de los gobiernos.

Siguiendo las denuncias de las fábricas alimenticias de Córdoba o de las cadenas de supermercados, en la sucursal de la cadena de venta de papas fritas Papear, en Caseros, partido de Tres de Febrero, la patronal viola sistemáticamente las medidas sanitarias de prevención, obligando a sus trabajadores a la atención al público. Es preciso remarcar que la atención al público para locales gastronómicos no se debería encontrar habilitada durante la cuarentena, ya que no es una actividad esencial, limitándose a las ventas por deliverys. Sin embargo, la municipalidad dio un permiso especial al local para poder atender al público, exponiendo así a sus trabajadores y actuando de manera unilateral con el resto del país. 

Ocurrió aquí que cuando los trabajadores se negaron  a llevar adelante la atención al público, el dueño de Papear apeló a actitudes patoteriles, hostigando por WhatsApp y amenazando con despidos. Cansados de los aprietes, los trabajadores denunciaron lo que estaba sucediendo a la policía, que patrullaba la zona. El personal policial les indicó que vuelvan a sus domicilios, pero no garantizó que el local cerrara, el cual permaneció vendiendo al público. Queda claro que el despliegue de las fuerzas represivas del Estado, atravesadas por la corrupción, el gatillo fácil y la complicidad con la delincuencia, no contribuye a garantizar la cuarentena.

Sólo la intervención directa y organizada de la clase trabajadora y los sectores populares puede imponer las medidas necesarias para superar esta grave crisis: no al pago de la deuda externa.  Prohibición de despidos. Aumento del subsidio al desocupado. 

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios