fbnoscript
25 de marzo de 2020

Mendoza: la falsa asistencia alimentaria en las escuelas

La Dirección General de Enseñanza pone a los directores de las escuelas a repartir la miseria.
Por Nadya Ortiz Gazzo Tribuna Docente Mendoza

A partir del miércoles 25 se comienza con la entrega de bolsones de alimentos que se le exigió a la DGE en reemplazo de las meriendas y almuerzos que brindan las escuelas publicas. El clima entre los directivos, docentes y celadores de las escuelas es de miedo e incertidumbre.

Resulta que José Thomas, a cargo de la DGE, en su conferencia de prensa no aclaró que este método de reemplazo de la asistencia alimentaria que tienen los niños y niñas en las escuelas no se va a enviar para todos los alumnos de las mismas.

A las escuelas llegó un listado, supuestamente elaborado por la DGE y Desarrollo Social, con los nombres y apellidos de los niños asignados para recibir el bolsón de alimentos. Las escuelas que más cantidad reciben son las de los barrios donde hay mayor nivel de pobreza y la asistencia enviada a estas apenas llega al 50% de los alumnos. Cabe destacar que, en muchas escuelas, el desayuno, el almuerzo y la merienda recibida por los alumnos era una ración fundamental del alimento diario.

Algunos ejemplos: la escuela Capitán Candelaria, del distrito de El Algarrobal, tiene una matricula superior a los 600 alumnos y las raciones de alimentos son solo para 286. La comunidad de esta escuela vive en su mayoría del trabajo en los hornos de ladrillos, o la cosecha, actividades totalmente precarizadas. Si en cuarentena se para el trabajo, no hay pago. El Jardín Federico Froebel de El Plumerillo recibe solo 118 bolsones de alimentos para 300 alumnos. La escuela secundaria Armando Tejada Gómez, del mismo distrito, recibirá 180 bolsones para más de 300 alumnos. Las comunidades de estas escuelas en general viven de la venta ambulante, trabajo domestico, la construcción, remis trucho, etc. actividades también paradas y sin paga.

Otro ejemplo es una escuela Rural de la localidad de Ugarteche, Lujan de Cuyo, de modalidad especial. Esta escuela asiste aproximadamente a 30 familias y solo recibirán de parte de la DGE 2 bolsones de alimentos para repartir. La escuela San Francisco de Asís, del populoso barrio la Estanzuela de Godoy Cruz, tiene una matricula de aproximadamente 600 alumnos/as, la merienda que reciben habitualmente es la llamada “reforzada”, por la alta necesidad alimentaria de la zona, y solo recibirán para a asistir con alimentos a 120 niños/as.

Es importante destacar que el bolsón de alimentos que se enviará en primera instancia es totalmente precario, solo contiene 800 gramos de leche en polvo, saborizante, 4 turrones o alfajores, un paquete de fideos, puré de tomate, arvejas y polenta. Esta prevista dentro de 15 días una segunda entrega de un bolsón con algunas variantes, pero igual de precario. Están ausentes alimentos básicos como las carnes, frutas y verduras.

Esta situación generó en los equipos directivos de las escuelas mucho enojo e incertidumbre. Por un lado, porque el contenido de los bolsones es vergonzoso y, por otro, porque se encuentran en la difícil situación de tener que decirles a cientos de familias que están pidiendo la asistencia que no van a poder entregarles alimentos. La DGE pone a los directivos a repartir la miseria que están enviando a las escuelas.

Para completar el cuadro, las escuelas aun no reciben el supuesto fondo extraordinario de $600 para la compra de insumos de higiene, desinfección, y prevención. Y al reclamar estos elementos para afrontar la entrega de alimentos, la respuesta del gobierno es que se las rebusquen, algunos funcionarios sugieren que se hagan sus propios barbijos, hasta llegaron a decir que con bolsas de plástico se hagan los guantes.

Frente a esto, tanto los equipos directivos como el SUTE exigieron a la DGE que organice con otros organismos, como desarrollo social o los municipios el operativo de entrega. Gracias a estos reclamos, algunos municipios prestaran colaboración en algunas escuelas, pero en muchas aun queda en manos de directivos y celadores.

José Thomas debe dejar de engañar con sus anuncios rimbombantes por la televisión y salir a explicar por qué no se le entregarán alimentos a todos los alumnos que lo reciben en las escuelas. Exigimos a Suárez y la DGE medidas urgentes y concretas. Que se suspenda el pago de la deuda provincial y nacional. Que se aumente el presupuesto para la salud y sus trabajadores. Que se entreguen alimentos en calidad y cantidad, para todos los alumnos de las escuelas. Que coordine con organismos provinciales y municipales la entrega de esta asistencia, y que si en las escuelas se decide colaborar que sea de forma voluntaria y no obligatoria para directivos, celadores y docentes. Entrega urgente de los cuadernillos de tareas para los alumnos. Que se triplique el fondo fijo de las escuelas y se las provea de forma urgente de lavandina, alcohol en gel y todos los elementos necesarios.

 

Compartir

Comentarios