fbnoscript
26 de marzo de 2020

Crece la pandemia y Lugano sigue sin hospital

El gobierno incumple las leyes y desoye el reclamo de los vecinos, especialmente expuestos al coronavirus.

El desenvolvimiento de la pandemia de coronavirus vuelve a llamar la atención sobre la crítica situación sanitaria de Villa Lugano y el conjunto de los barrios de la Comuna 8 porteña, con condiciones realmente alarmantes a la hora de hacerle frente: la falta de agua, de ventilación y de comida, así como los focos de contaminación, hacen que los vecinos de la zona se encuentren mucho más expuestos -como ya ha quedado demostrado con el dengue.

En particular, la pandemia pone el foco sobre el incumplimiento de los sucesivos gobiernos porteños de su obligación de poner en pie un hospital en la zona, que dé respuesta a las imperiosas necesidades de salud de una población que lo viene reclamando desde hace décadas. La falta del mismo se conjuga con salitas sin ambulancia, Cesac (centros de atención primaria) sin insumos y con falta de personal, entre otros déficits.

Es en este contexto que el legislador Gabriel Solano, del Partido Obrero-Frente de Izquierda, presentó esta semana un proyecto que ley que reclama la instalación de 200 camas de internación en el centro de salud Cecilia Grierson -algo que estaba contemplado en la legislación 1.769 de 2005, sistemáticamente incumplida, que establecía que el mismo fuese un hospital de mediana complejidad. Por voluntad del gobierno de Rodríguez Larreta, el Grierson se limita actualmente a ser un “centro de alta resolución”, sin contar con las camas y otras condiciones mínimas de un nosocomio.

Incumplimientos y prioridades

La promesa del hospital, de hecho, existe desde 1986, cuando el intendente Facundo Suárez Lastra firmó un decreto para su construcción. Sin embargo, como ha señalado Ricardo Zambrano (ex jefe de traumatología del Hospital Santojanni y referente histórico del movimiento por el hospital) es recién en 2005 cuando sale la ley 1.769. Recién cuatro años más tarde, en 2009, Macri inaugura el Cecilia Grierson, y denuncia Zambrano- “hasta 2015 afirmó que el hospital ya estaba hecho", vulnerando cínicamente el reclamo de los vecinos.

Por si quedasen dudas sobre las prioridades de los gobiernos macristas y sus cómplices, vale recordar que la mencionada ley fue aprobada como parte de un paquete que contemplaba también la urbanización de la villa 20 (paralizada hasta hace un par de años, cuando se reactivó gracias a la lucha popular) y de la construcción del Polo Farmacéutico. Esta última ley se cumplió, y al instante, ya que sus beneficiarios no eran los trabajadores sino los laboratorios privados, que gracias a la misma pudieron utilizar tierras públicas.

Un reclamo urgente

La presentación del proyecto de Solano viene a colaborar con la histórica lucha que vienen dando los vecinos. En plena pandemia, la población más vulnerable no cuenta con el acceso a los cuidados esenciales para defender la vida en caso de contagiarse. 

Hoy más que nunca, el Grierson necesita ser equipado para convertirse en un verdadero hospital y responder a las demandas de la población. Los trabajadores de la Comuna 8 debemos reforzar nuestra organización para reclamar que el Estado nos garantice el acceso a la salud.

Compartir

Comentarios