fbnoscript
11 de mayo de 2020

Vicente López: Jorge Macri insiste con la especulación inmobiliaria

Por Corresponsal

Aunque el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba) sigue en la fase 3 de la cuarentena, el intendente de Vicente López, Jorge Macri, inició las obras que continuarían con el camino ribereño. En esta oportunidad, PrensaObrera.com entrevistó a Juan Pedro, referente de la Agrupación Intervecinal del Puerto de Olivos (Aipo), uno de los vecinos que está a la cabeza de la organización que reclama por la suspensión de la obra.

¿En qué consiste el proyecto presentado por la Municipalidad?

Juan: Consiste en construir un camino dentro de la reserva ecológica que se ubica en La Lucila, más precisamente en Bermúdez y el río, arrasando con unos 300 m2 de pastizal pampeano. Este camino sería parte del proyecto del corredor ribereño que consiste en unificar toda la costa de Vicente López.

¿Por qué motivo es que las organizaciones vecinales lo rechazan?

J: No nos oponemos en sí al camino ribereño, sino que entendemos que no se puede hacer en desmedro de la reserva ecológica, ya que el área que quieren arrasar cuenta con una enorme variedad de especies herbáceas, de anfibios e insectos y de animales en general. Además es una isla de biodiversidad muy relevante en el equilibrio ambiental de nuestra zona urbana.

¿Se planteó alguna alternativa a este proyecto?

J: Desde la Municipalidad se presentó una alternativa después de varias medidas de lucha de nuestras organizaciones. Accedieron a hacer una mesa de Gestión Ambiental donde propusieron como compensación unos 1.465 m2 que se añadirían a la reserva, pero con un problema: ese terreno no tiene el valor de conservación para convertirse en un espacio propio de una reserva. Además ese espacio pertenece hoy a un parque costero de carácter público que está destinado al uso recreacional de los y las vecinas.

Rechazamos esta oferta ya que no se puede retirar una superficie tan relevante a un parque público. Hoy tenemos 0.8 m2 de espacio por habitante, cuando la OMS recomienda 15 m2. Evidentemente, ya estamos ante una deficiencia crónica, por lo que no se puede seguir avanzando en este sentido. Quiero destacar también, que esta “alternativa” afectaría de lleno a los vecinos del Ceibo, que es un barrio lindero a la reserva y al parque que quieren depredar.

¿Cuál es la alternativa que proponen las organizaciones vecinales?

J: Nuestra propuesta consiste en una pasarela, que continuaría el proyecto del camino, pero sin afectar a la reserva ecológica. Las autoridades municipales plantean que tienen un interés para que la reserva crezca. Si fuese cierto se podría hacer un trabajo a largo plazo recuperando terrenos que hoy están siendo utilizados por el campo de deportes del colegio Lincoln, que tiene contrato hasta 2023 con el municipio. Este espacio se podría añadir tranquilamente a la reserva y al disfrute de los vecinos.

J: En su momento exigimos que se haga un estudio de impacto ambiental. Cuando lo hicieron, mostraron numerosas falencias con información insuficiente y con falsedades científicas y técnicas. Los vecinos presentamos nuestras observaciones con distintos especialistas en geología, biología y ciencias ambientales y con prestigiosas organizaciones de estos mismos rubros, que generaron que los funcionarios admitieran las falencias pero argumentaron que no se podía volver atrás. El 29 de abril nos encontramos con que habían iniciado las obras.

J: La medida de la mesa ambiental que propuso el municipio fue pura demagogia. Nos dijeron que “el Departamento Ejecutivo va a seguir adelante con esta obra, así que hay que encontrar un consenso”. Es decir que desde un principio la intención fue clara.

¿Qué intereses consideras que representa el proyecto?

J: No estamos seguros de qué intereses hay detrás de este proyecto, pero los intereses que afecta es la calidad de vida de todos los vecinos de Vicente López y sobretodo la biodiversidad. Además, nos quitarían la posibilidad de disfrutar del parque público. Nosotros queremos vivir en una ciudad en convivencia con la naturaleza y que respete la calidad de vida.

¿Cuál es, según tu consideración, la salida ante esta ofensiva?

J: La salida, claramente, es la participación de los vecinos en los reclamos. En este contexto de cuarentena no pudimos intervenir directamente para frenar el avance de las obras porque tenemos que cuidarnos, y de eso se aprovecha Jorge Macri. Estamos exigiendo que la OPDS actúe  frene la obra y que asegure la protección de la reserva y el ambiente. También nos dirigimos al ministro de Ambiente de la nación y al gobernador Axel Kicillof para que intervengan cuanto antes. Entiendo que es fundamental la participación y la militancia que obliguen a los organismos del Estado a accionar para que la Municipalidad detenga estas obras sobre la reserva.

 

Compartir

Comentarios