fbnoscript
11 de mayo de 2020

Universidad de San Martín: asamblea intercentros resuelve una campaña por reclamos estudiantiles

Un gran paso adelante.
Por
Santi Spo y Flor Sarmiento Presidenta del Centro de Estudiantes de Ciencia y Tecnología

Casi 100 estudiantes participamos, el miércoles 6, de una asamblea virtual de todos los centros de estudiantes de la Universidad Nacional de San Martín

El encuentro, promovido por el centro de Ciencia y Tecnología (Cecyt) a instancias de La Caldera UJS-PO -en su presidencia-, puso de relieve las enormes problemáticas educativas y sociales que atravesamos les estudiantes, al tiempo que se resolvió un vasto pliego de reclamos y una campaña política en toda la universidad para conquistarlos.

El pliego de reivindicaciones incluye la entrega de las computadoras con las que cuenta la Unsam para aquelles que las necesiten; que se garantice la conexión a internet; que no se pase falta y nadie pierda la regularidad este año. A su turno, reclamamos la reapertura y aumento de la beca Unsam y el aumento de la Progresar a 10.000 pesos. Finalmente, que los exámenes sean consensuados entre estudiantes y docentes; el respeto a los derechos laborales de estos últimos y la conformación de un comité de crisis con representación paritaria de docentes y estudiantes que implemente las medidas necesarias. Todo ello ligado a la lucha por la triplicación del presupuesto educativo.

El rol de las autoridades universitarias

Desde La Caldera denunciamos el papel que están jugando las autoridades de nuestra universidad. Desde el comienzo de la cuarentena actúan a través de “resoluciones rectorales”, de forma unilateral dándole a espalda a los gremios estudiantiles y docentes. Han implementado las clases virtuales mandando a cada unidad académica a “hacer lo que pueda” -y estas, a su vez, tirándole el fardo fundamentalmente a les docentes.

El rectorado no tomó ninguna política de fondo, sin siquiera poner las decenas de computadoras y tablets con las que cuenta la universidad a disposición de les estudiantes que no tienen herramientas adecuadas para acceder a la cursada virtual. Su mayor medida fue crear hace unos días un nuevo campus virtual.

Las agrupaciones del rectorado salieron perdiendo

En nuestra intervención denunciamos el carácter estatizado de los centros dirigidos por las agrupaciones ligadas al rectorado, y el hecho de que han actuado como un bloqueo a la organización de los estudiantes.

De hecho, su política hacia esta intercentros fue vaciarla de participación. Con la asamblea ya arrancada, plantearon que se vote que solo podían tomar resoluciones las comisiones directivas, algo que fue rechazado por la mayoría de los participantes.

Vamos por una gran campaña en toda la Unsam por nuestros reclamos

Finalizada la asamblea, los representantes de los centros de estudiante Política y Gobierno (PyG), Economía y Negocios (EEyN) y Artes (Ceiamk) rechazaron firmar el acta de la asamblea. En el caso de la conducción de Artes, incluso, cuando decidió no participar de la asamblea pese a haber anunciado lo contrario. Ninguno de estos centros publicó las resoluciones de la asamblea, lo que anticipa un boicot a las campañas votadas democráticamente por decenas de estudiantes.

Desde La Caldera ya mismo nos encontramos motorizando cada una de las resoluciones aprobadas, y llamamos al conjunto de les estudiantes a sumarse y garantizar, tomando el problema en sus propias manos, que lo hagan todos los centros.

Las agrupaciones de izquierda, a excepción de La Caldera, no tomaron como prioridad la lucha política ni antes ni durante la asamblea; tuvieron una participación pequeña y deslucida. Están a tiempo de cambiar de táctica y sumarse a fondo a desarrollar las enormes tareas que tenemos por delante.

Las conclusiones de la intercentros, llevadas hasta el final, ponen arriba de la mesa la necesidad imperiosa de tener centros de estudiantes independientes del Estado, para que sean un factor de organización y de lucha en defensa de la juventud. Hay que avanzar en ese camino.

Compartir