fbnoscript
12 de mayo de 2020

UTA para en todo el interior del país

El paro se extiende por todas las provincias del país, incluyendo 5 ciudades del interior de la provincia de Buenos Aires, entre ellas Mar del Plata y Bahía Blanca. Las líneas del conurbano bonaerense y de la capital quedan exceptuadas de la medida. Este es el segundo paro de 24hs realizado en el interior en reclamo del pago de salarios adeudados. El anterior realizado a mediados de abril fue un paro de advertencia frente al anuncio amenazante de las patronales de no poder pagar los próximos salarios. La conducción de UTA, liderada por Roberto Fernández pegó aquella medida de fuerza de los choferes al reclamo patronal de exigencia de subsidios.

Finalmente, la amenaza patronal se concretó y la deuda salarial afecta a 35 mil choferes del interior. Fernández vuelve a colocar como eje de la protesta que el Estado desembolse nuevos subsidios hacia las patronales, para que se paguen los salarios. En recientes declaraciones, Fernández explicó, comprensivamente, que las empresas están recaudando menos, y dejó entrever que aquellos que no trabajan, como los choferes de larga distancia, podrían no cobrar el viático, que equivale aproximadamente al 15-20% del salario. Esto debe ser un alerta para todos los choferes, incluyendo los del conurbano y la capital, ya que por la reducción de servicio, se redujeron también las jornadas trabajadas.

La acción de lucha en el gremio del trasporte automotor debe ser de conjunto y por todos los reclamos, por el pago de salarios a todos los choferes, incluyendo los de larga distancia que han recibido un fuertísimo recorte salarial, por la defensa del viático, por condiciones de seguridad y higiene, y por protocolos en cada línea garantizados por comisiones electas de los trabajadores. La fuerza del gremio no tiene que estar orientada al beneficio de los empresarios del transporte que han levantado en pala millones y millones en subsidios. Reclamemos la apertura de los libros de la empresa bajo control de comisiones electas por los trabajadores en cada línea, que pongan de manifiesto el respaldo de estos grupos para pagar los salarios. El Estado debe garantizar el sustento de los choferes que se han encontrado desde el día 1 de la cuarentena en la primera línea, pero no bajo la forma de subsidios a las patronales. Las asambleas, paros y medidas de fuerza que se han tomado en líneas como la 540 y en la 60 por salarios y condiciones sanitarias han marcado un método de organización y lucha que debe extenderse en todo el gremio, y es un camino independiente de las facciones burocráticas propatronales que lideran el propio Fernández, y el delfín de la Dota, Bustinduy.

En esta nota:

Compartir

Comentarios