fbnoscript
12 de mayo de 2020

La lucha por la ESI laica y científica no se suspende en cuarentena

Sumate a los encuentros y talleres de Tribuna Docente y la UJS.

Docentes y estudiantes nos organizamos por la implementación de la ESI en cuarentena y lanzamos los encuentros y talleres virtuales para trabajar los contenidos que suelen estar excluidos incluso en la presencialidad.

La cuarentena no puede disolver el derecho a la educación sexual como una de las principales demandas de la juventud. Además, el contexto de incremento de las situaciones de violencia y la ausencia de los contenidos de la ESI en la virtualidad ponen sobre la mesa la necesidad de una respuesta urgente por parte de estudiantes y docentes. Es por eso que, desde la UJS, nos organizamos junto a Tribuna Docente para exigirle al Estado que garantice la implementación de la ESI en el marco de la cursada virtual y volver a colocar en agenda la lucha por conquistar una verdadera educación sexual de carácter laico y científico que incluya como primer paso la modificación de la ley actual y abra el debate de sus contenidos.

Con esa orientación, arrancamos la campaña “La lucha por la ESI no se suspende en cuarentena” y lanzamos los Encuentros y Talleres de Educación Sexual para estudiantes secundaries. Realizaremos esta iniciativa en base al trabajo realizado por les docentes de Tribuna Docente en el cuadernillo “Orientaciones para trabajar Educación Sexual Integral (ESI) en el aula”.

¿De qué hablamos cuando hablamos de violencia hacia la mujer? ¿Qué rol juegan el Estado? ¿Es el aborto solamente una cuestión de salud pública? ¿Existe la esclavitud en la actualidad? Que es la trata de personas? ¿Somos libres de ejercer nuestra sexualidad en este régimen social? Son algunos debates por lo general excluidos de la ESI y que los talleres de la Ujs proponen abrir.
Algunas de estas discusiones son parte de los contenidos actuales de la ESI pero suelen no abordarse o tratarse desde un ángulo jurídico-legal, o biológico y no desde un abordaje integral, que contemple la dimensión social y, por sobre todas las cosas, un cuestionamiento al régimen social y sus instituciones.

Desde la UJS nos planteamos trabajar estas problemáticas no en pos de reemplazar el dictado de educación sexual en las escuelas (hoy en la virtualidad) sino para potenciar su reclamo por real implementación y poner sobre la mesa los contenidos y orientación que desde la juventud del Partido Obrero creemos necesarios para una educación orientada en los derechos de les jóvenes, de las mujeres y las disidencias y del conjunto de la clase obrera.

¿Qué pasa con la ESI en cuarentena?

El cúmulo de improvisaciones alrededor de la llamada “Educación a distancia” resulta en la superexplotación docente y en la deserción estudiantil que se potencia en este contexto de crisis. Además, docentes y estudiantes denuncian que la virtualidad resulta ser el marco para avanzar contra la formación docente y la no aplicación de contenidos de la ESI. En la ciudad, en estos días se presentaron algunos contenidos ESI para implementar pero los límites de conectividad y la falta de una iniciativa más general de parte del gobierno lo reduce a la voluntad y posibilidades de les docentes y estudiantes.

Detrás de esta problemática hay una orientación política que comparten los ahora más amigos que nunca gobierno de la Nación y la Ciudad de Buenos Aires.

A nivel nacional, el silencio por parte del Ministerio de Educación sobre los contenidos de la ESI en la virtualidad está a tono con las declaraciones de Trotta sobre discutir la ESI con la Conferencia Episcopal.

A nivel de la Ciudad de Buenos Aires, Larreta definió no otorgar resolución de continuidad al postítulo de Educación Sexual Integral del Profesorado Dr. Joaquín V. González, única oferta gratuita en la Ciudad. En la ciudad consagrada al “sagrado corazón de Jesús” por el propio jefe de Gobierno, el ajuste en la educación y los institutos de formación docente no se tomó cuarentena.

Por otro lado, la otra curva en ascenso además de la de los contagios y los despidos es la de los femicidios y el aumento de las situaciones de violencia al interior del hogar. Para las mujeres en situación de violencia como para niñez y adolescentes que sufren abusos el aislamiento se convirtió en una condena. La mayoría de los abusos sexuales contra niñes y adolescentes sucede en el hogar y son realizados por miembros del grupo familiar. A su vez, ante esta problemática el lugar de la Escuela se presenta como fundamental. En una estadística del Ministerio Público Tutelar de la Ciudad de Buenos Aires del año pasado, se demuestra que cerca del 80% de les niñes y adolescentes pudieron comprender que fueron abusades luego de recibir clases de educación sexual en el colegio. Los números y datos que ejemplifican la importancia de la Escuela y la ESI en relación a los abusos y a la violencia sobran, lo que faltan son las medidas y respuestas por parte del Estado para hacerle frente a estas situaciones.

No le echen la culpa a la cuarentena

Además del artículo 5 y el concepto de “ideario institucional” resalta el hecho de que son escasas las capacitaciones en servicio para el cuerpo docente como finitos los recursos para trabajar en el aula los contenidos pautados en la ley del 2006. La realidad de las escuelas, es que allí donde la ESI se implementa es producto de la organización docente-estudiantil y gracias al esfuerzo y la voluntad de les docentes que con sus propios medios la garantizan.

Los límites y obstáculos que existen para el dictado de la educación sexual responden a la injerencia clerical en el sistema educativo y el disciplinamiento de la juventud y las mujeres. Premisa fundamental en la hoja de ruta del gobierno de Alberto Fernández. Es iglesia o ESI, sin lugar para medias tintas.

De la misma manera, la injerencia clerical juega un rol fundamental en la salud pública y privada garantizando la negación de derechos sexuales y reproductivos.

El Estado, sus instituciones y su educación buscan educarnos al servicio de la reproducción de este régimen social basado en la dominación y la violencia hacia las mujeres y las disidencias sexuales. La lucha por la una educación sexual integral, laica y científica para el ejercicio de una sexualidad libre y plena debe ir empalmada por la lucha más general contra la violencia, por la separación de la iglesia del estado, por el no pago de la deuda y finalmente por la emancipación de la clase obrera.

¡Sumate a los encuentros y talleres de Tribuna Docente y la UJS-Partido Obrero!

 

 

En esta nota:

esi

Compartir

Comentarios